No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Arte, historia, filosofía, religión y otras humanidades
xmigoll
Funcionario
Mensajes: 7690
Registrado: 18 Ene 2014 11:57

Re: No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Mensaje por xmigoll » 04 May 2020 08:42

Particularmente si Pablo Iglesias, Echenique o Monedero tuvieran la exclusividad de decisión en este país no dudo, ni un ápice, que ellos mismos pondrían la dinamita. Son lo más parecidos a Tito Goebbels que se ha visto en esta vida. Control de medios, destrucción de pruebas gráficas y remodelación de la realidad a su antojo. No s3 si esto serán acciones características de una dictadura Bolivariana pero una táctica propia de los elementos más extremistas del nazismo, sí. Sin duda. Goebbels mode.
Y después tenemos elementos, generales por ejemplo, que aunque ya no están en las funciones propias de su cargo, deberían por decoro y por amor propio, intentar expresar sus opiniones de forma que no solivianten a un personal lo suficientemente crispado y cabreado.
En fin. Sieg Heil. :hitler:

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 48290
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Mensaje por Atila » 11 May 2020 11:14

'

La demolición del Valle de los caídos llega al Senado, por Andrés Bartlomé.


La demolición del Valle de los Caídos llega al Senado
Izquierda confederal presenta una iniciativa legislativa. El prior Cantera lamenta «estas prioridades» en plena pandemia y el presidente de la Fundación Franco habla de «despropósito»

Una iniciativa del Grupo de Izquierda Confederal –que integran las formaciones de Ada Colau e Íñigo Errejón– va más allá de la petición que hizo Podemos en 2018 para derruir la cruz del Valle de los Caídos y plantea la demolición de todo el complejo de Cuelgamuros.

En plena pandemia, el grupo parlamentario de Izquierda Confederal en el Senado presentó el pasado 21 de abril en el Registro de la Cámara una proposición de ley de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Franquismo y de la Memoria Democrática del Estado Español, cuyo artículo 27 recoge la demanda expresa acerca del complejo de Cuelgamuros.
Izquierda Confederal (Adelante Andalucía, Mès per Mallorca, Más Madrid, Compromís, Geroa Bai y Catalunya En Comú Podem) plantea en el texto, al que ha tenido acceso este periódico, la «resignificación de todo el complejo, eliminando toda expresión y connotación franquista» pero, en caso de «valorarse su escaso valor arquitectónico», después de una evaluación de «un comité de expertos creada para tal fin, se procederá a la demolición del mismo previa exhumación de todos los restos y entrega a los familiares».
La propuesta incluye «anular los convenios y acuerdos de gestión, administración o cesión de la titularidad y uso de todas las partes de este recinto firmados antes de la democracia y se gestionará en su caso como Patrimonio Nacional, de manera pública». Es decir, también desaparecería la Hospedería que gestiona la comunidad benedictina y que ofrece alojamiento y restaurante, obviamente no desde que se decretó el estado de alarma por coronavirus.
A preguntas de este periódico, el prior de la abadía, Santiago Cantera, declinó en un primer momento hacer «comentarios personales al respecto», aunque luego ha manifestado que «parece mentira que con la tragedia que estamos viviendo estas sean sus prioridades».

También se ha pronunciado la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF), desde donde comparan esta iniciativa con el desvío de atención que se procuró el Gobierno «con la profanación de la tumba del Generalísimo» el pasado 24 de octubre y su traslado a Mingorrubio. En opinión del presidente de la entidad, Juan Chicharro, «apenas difiere de la proposición de ley de memoria histórica que el PSOE presentó en el Congreso en enero. Ambas responden al mismo patrón de odio, sectarismo y totalitarismo al que nos tiene acostumbrados esta izquierda rancia anclada en 1917».

Para Chicharro, la demolición de la basílica y la cruz es un «despropósito que no cabe en cabeza alguna». En su opinión, «tendría una repercusión internacional de tal calibre que lo imposibilitaría», y además dejaría «sin efecto los acuerdos Iglesia-Estado sobre los lugares de culto».

El presidente de la Fundación Franco dice confiar en que «tamaña barbaridad así como todo lo que en esas proposiciones de ley se establece» sea impugnado en vía parlamentaria «y con la previsible oposición de la mayoría de los españoles».
40.000 firmas de apoyo en contra
La asociación Abogados Cristianos, que acaba de querellarse contra Pedro Sánchez por «prohibir el culto», lleva a cabo una recogida de firmas contra la amenaza que se cierne sobre el complejo de Cuelgamuros. Por ahora casi 40.000 apoyos que enviarán a Carmen Calvo, «responsable de la libertad religiosa». «La cruz y los monjes del Valle están en peligro», alertan. «Las marcas blancas de Podemos están aprovechando la crisis sanitaria para seguir con su agenda ideológica laicista. No podemos consentirlo», escriben en la página donde es posible sumarse a su petición.
El articulado afecta expresamente en el apartado 23 a la Fundación Franco, por cuanto se insta a la «ilegalización inmediata» de las «asociaciones, entidades, fundaciones, etc., que conmemoren, justifiquen, exalten, enaltezcan el golpe militar de 1936, el franquismo o a sus dirigentes procediendo a su ilegalización inmediata».
En la propuesta presentada a la Mesa del Senado, el artículo 28 recoge además los honores de ex dirigentes del franquismo, especificando que «ningún alto cargo, ministro, presidente del Gobierno ni el dictador mantendrá ningún título honorífico ni medalla de reconocimiento ni reconocimiento simbólico de ninguna administración pública». Asimismo, estipula que «deberán ser sus descendientes quienes se hagan cargo de sus sepulturas, no pudiendo estar estas en espacios de titularidad de la Administración General del Estado ni Patrimonio Nacional, ni correr con sus gastos de seguridad, ni mantenimiento».
Aboga la iniciativa de Izquierda Confederal por la «supresión de títulos nobiliarios concedidos desde el golpe de Estado de 1936» hasta 1977 «creados para figuras relevantes de la dictadura o en reconocimiento de la acción golpista y apoyo al régimen».
Estipula el punto 3 de este artículo que las recompensas y condecoraciones policiales «serán revocadas en todos los casos de personas cuando quede acreditado que estas fueron concedidas por labores de apoyo al régimen y sus instituciones».
La propuesta de las marcas blancas de Podemos va más allá e insta en su artículo 7 a la creación de un «Organismo Estatal para el establecimiento de la verdad», es decir, una comisión de la verdad que tendría entre sus funciones «promover en los programas y currículos escolares el conocimiento de los valores que representan las víctimas del franquismo».
Los promotores de esta ley consideran que la dictadura y sus políticas represivas se extendieron «hasta, al menos, las elecciones democráticas de 1977, cuando no hasta la promulgación de la Constitución de 1978», y establecen que su aplicación «se extendería a los sucesos acaecidos desde el 17 de julio de 1936 hasta el 6 de diciembre de 1978» y que todos los crímenes y delitos «cometidos durante el franquismo han de entenderse como crímenes de lesa humanidad y, por lo tanto, imprescriptibles».

https://fnff.es/actualidad/401572411/La ... =126044977
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 48290
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Mensaje por Atila » 17 May 2020 11:52

'

Todos somos el Valle de los Caídos. Por Jaime Alonso.

16 de mayo de 2020 por Redacción FNFF.

La Fundación Nacional Francisco Franco hace suyo el lema “ Todos somos el Valle de los Caídos” y asume por completo cuanto nuestro Vicepresidente, Jaime Alonso, expone en el artículo siguiente:
Nos llega el eco periodístico de que los bárbaros, de ahora y siempre, han presentado una proposición de ley en el Senado para “la demolición de todo el conjunto arquitectónico del Valle de los Caídos, incluida la Abadía Benedictina y la Basílica de la Santa Cruz”. El proponente es lo de menos; tiene el social/comunismo muchas marcas blancas para tirar la primera piedra y esconder la mano, si el resultado les fuera desfavorable. Es la típica acción para ver la reacción; aunque nadie debería tomarse a broma, y a estas alturas, cualquier brutal ataque contra la fe, la paz social y la libertad de culto. ¿Ahora se enterará la jerarquía católica de que la tumba de Franco era la llave que abría el candado del “vale todo” y “no hay oposición”?

Y que necesidad tienen, pensarán los ingenuos, de recurrir a la Ley; si todos los días se fuman un puro con la Constitución y las resoluciones judiciales, y no pasa nada. Para qué los formalismos legales, si estamos inmersos en un proceso revolucionario. Basta un Real Decreto aprovechando el estado de alarma/excepción, se manda un piquete de dinamiteros y el resto es desescombrar. ¿Lo soportarían los católicos españoles? ¿lo aceptaría la iglesia católica, sin un cisma? Son preguntas dirigidas a la conciencia intemporal de todo un pueblo.

¿Que daño puede hacer a nadie un monumento único, universal del arte neoclásico del siglo XX? ¿A quien puede ofender “el memorial colectivo” más extenso de Europa?, donde se acoge a las victimas de los dos bandos de una guerra civil, se reza en latín y con la liturgia benedictina por todos ellos. Tal vez por eso; porque la paz y la reconciliación son fruto del perdón, de la humildad de los errores propios y la condescendencia con los ajenos. Tal vez por el odio ancestral de la izquierda a la cultura de la civilización cristiana, fundamento de nuestra existencia. En cualquier caso, conviene aprestarse a dar la batalla en todos los frentes.

Al Valle de los Caídos le hace diferente todo. La razón, el lugar y el fundamento de la construcción; la reconciliación, la paz y la unión en su descanso eterno, de todos los españoles muertos en disputa civil; el que todos los días tuvieran la imploración divina que realiza la orden benedictina encargada del culto y custodia; el tener la cruz más alta del mundo (150 m) y la Basílica Menor más grande del orbe cristiano. También porqué allí se plasman los valores del culto; se adiestra y dirige una escolanía; alberga un centro de estudios sociales, biblioteca y publicaciones sobre la doctrina social de la iglesia y pensadores católicos; se celebran ejercicios espirituales y mantiene una singular hospedería dado el maravilloso entorno.

El propósito es claro; el mal está presente desde que el mundo existe; la paz sólo se obtiene defendiendo en lo que se cree y advirtiendo, al que la subvierte, de que el derecho propio y la libertad de todos se defenderá con la razón y la justicia. Sólo el respeto al derecho ajeno engendra la paz. Ninguna ley humana debería proscribir el derecho natural; atentar contra las creencias religiosas, lugares sagrados y monumentos históricos. Alguna vez habrá que plantarse y decir: ¡El valle de los Caídos somos todos! Y el momento ha llegado.

San Agustín, siempre referente en momentos de tribulación, nos avisa y orienta sobre la condición humana, recogiendo la sabia filosofía pagana de Cicerón. La óptica teológica es la de que “la guerra es una de tantas manifestaciones del “salvajismo pecador” que se da en los hombres desde el comienzo de la historia”. Se trata, sin duda, de una herencia de nuestra naturaleza dañada por el pecado original. De ahí ese desorden interno con el que tenemos que enfrentarnos desde nuestra infancia. De modo que una paz segura y duradera, en nuestro mundo, es una ilusión. Tanto la historia como la doctrina católica nos enseña que no hay estabilidad en las cosas de este mundo. La verdadera paz nos ha sido prometida en el más allá, en otra realidad que no es la temporal.

De ahí la conveniencia de que sepan, quienes amenazan con atacarnos, la doctrina del obispo de Hipona sobre las “guerras justas y legitimas” de las que no lo son. Por consiguiente, los cristianos del mundo, espero, no se queden de brazos cruzados viendo como se volatiliza e incendia su legado cultural e histórico. ¿Cuántos se habrían lamentado, visto el resultado, de no haberse opuesto a la quema de iglesias que la II república auspició, en estos días de mayo de 1931? La historia sirve como legado y enseñanza.

¡El Valle de los Caídos somos todos!, es más que un grito de rebeldía o una advertencia. La guerra civil terminó hace ochenta y un años. El Valle de los Caídos terminó de construirse hace sesenta y dos años. Han pasado tantas generaciones de españoles, que no podemos permitir el falaz argumento de que son elementos objetivos de confrontación entre los españoles.

Porque el Valle de los Caídos somos todos, sólo debe hablarse de propuestas de perfeccionamiento y mejora para el futuro; garantizando la viabilidad y supervivencia del Valle, como lo que es: Basílica Menor Pontificia, lugar de oración y recuerdo de la cultura española del siglo XX. Como el Valle de los Caídos somos todos, proponemos una serie de medidas que juzgamos imprescindibles:

Instar a la Conferencia Episcopal para que determine y defina, de acuerdo con la comunidad benedictina de la Abadía de la Santa Cruz, las competencias propiamente religiosas dentro del conjunto del Valle, incluida la Hospedería allí instalada.

Instar a Gobierno, Iglesia y Comunidad Autónoma a definir con precisión el estatuto legal del Valle de los Caídos, de tal modo que este conjunto monumental y paisajístico sea adecuadamente protegido, las actividades religiosas queden debidamente preservadas y las áreas susceptibles de recibir visitantes queden puestas al alcance de todos los ciudadanos.

Utilizando la magistral prosa del mejor soneto de Gerardo Diego, resulta sencillo trasladarlo al Valle de los Caídos, en homenaje y desagravio a su Cruz y a cuantos, vivos o muertos, nos arrodillamos ante ella:

Izada Cruz de vida y sueño
que señalas al cielo en alabanza.
Piedra que a las estrellas casi alcanza
devanado a sí mismo en alocado empeño.

Mástil de cristiandad, vivido ensueño,
flecha de fe, cantera de templanza.
Hoy llego a ti, basílica de esperanza,
peregrina ventura, de un alma sin dueño.

Cuando te vi erguida, benigna, firme,
qué inquietud sentí de diluirme
y ascender como tú, envuelta en sayales,

como tú, blanca Cruz de arduo talle,
ejemplo de adoraciones verticales,
muda Cruz en el fervor del Valle

https://fnff.es/actualidad/463589630/To ... =126044977

Muy buen soneto.
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Doc_McCoy
Funcionario
Mensajes: 5306
Registrado: 03 Nov 2013 01:49
Ubicación: in your fucking head

Re: No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Mensaje por Doc_McCoy » 17 May 2020 18:03

"Señores, no estén tan contentos con la derrota de Hitler. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al bastardo, la puta que lo parió está de nuevo en celo"
Bertolt Brecht

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 48290
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: No van a demoler la Cruz del Valle de los Caídos en ningún caso. ¿Lo han entendido? Por el General Chicharro.

Mensaje por Atila » 29 Oct 2020 11:59

'

Valle de los Caídos: ¿por qué tanta polémica en torno a un templo cristiano?

29 de octubre de 2020 por Redacción FNFF.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN FRANCÉS EN: lanef.net

Inaugurada en 1959 por el general Franco y consagrada basílica papal en 1960 por el cardenal Gaetano Cicognani en nombre del Papa Juan XXIII, la Santa Cruz del Valle de los Caídos (Santa Cruz del Valle de los Caídos en Acción), se hizo cada vez más ya no está sujeto a críticas y condenas. Las controversias sobre su significado y destino futuro llegaron incluso a su punto máximo, en 2019, tras la decisión del gobierno español de proceder a la exhumación del cuerpo de Franco. Pero, ¿por qué tanta controversia en torno a este templo cristiano?

Hace años, María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) quiso convertirlo en “un museo de la dictadura”. El presidente del Foro por la Memoria quería que se convirtiera en un museo "de los horrores de la represión". Más radical aún, el escritor socialista de origen irlandés, Ian Gibson, inconscientemente marcado por los islamistas demoliendo los Budas de Bamiyán, sugirió su destrucción mediante voladuras.

La ley de memoria histórica, del 26 de diciembre de 2007, había dictaminado provisionalmente: la basílica del Valle de los Caídos en Combate debía seguir siendo un lugar de culto católico, pero se prohibirían las concentraciones políticas allí. Esta solución parecía razonable después de todo porque el monumento, entonces el más visitado de España después del palacio real y el Escorial, se consideraba parte integrante del patrimonio histórico y cultural español. Pero la tregua duró poco.

Al día siguiente de su llegada al Palacio de la Moncloa en junio de 2018, tomando el ejemplo de su antecesor socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), Pedro Sánchez relanzó deliberadamente la batalla ideológica y puso fin definitivamente al espíritu de la Transición democrática (1976-1982) que había sido elogiada unánimemente por la prensa internacional. Desde el 15 de febrero de 2019, el gobierno de Sánchez se comprometió a proceder lo antes posible con la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco, enterrado cuarenta y tres años antes en el coro de la Basílica del Valle de los Caídos.. Posteriormente, a menos de un año de haberse llevado a cabo el traslado de las cenizas, el 15 de septiembre de 2020 la coalición de gobierno socialo-comunista (PSOE-Podemos), aprobó un “Anteproyecto de ley de memoria democrática” en nombre del "Justicia histórica" ​​y lucha contra el "odio", el "franquismo" y el "fascismo", para completar y perfeccionar la ley de memoria histórica de 2007. El gobierno social-comunista español pretende promover la reparación moral de las víctimas guerra civil y franquismo, "garantizar a los ciudadanos el conocimiento de la historia democrática española" y condenar a fuertes multas "la apología del franquismo y la incitación al odio o la violencia contra las víctimas del golpe 'Estado y dictadura de Franco'.

El terrible precio de la guerra en España y sus antecedentes (incluido el golpe de Estado socialista de 1934) y el de la represión en ambos campos es hasta el día de hoy bien conocido por los historiadores. El costo humano se distribuye de manera relativamente equilibrada, aunque no se puede tener en cuenta la disminución regular del territorio del bando republicano durante los tres años de conflicto: 71.500 muertos en combate para nacionales y 74.000 para republicanos, 57 000 víctimas de asesinatos y ejecuciones sumarias entre "nacionales", incluidos 6,964 religiosos, y 51,000 entre "republicanos". Este equilibrio solo se rompió al final con las 28.000 ejecuciones de republicanos tras el conflicto.

En 1976, cuando se instauró la democracia, la clase política española quería sobre todo superar el pasado. No se trataba de olvidarlo, como se dice hoy con demasiada frecuencia, sino de mirar decididamente hacia el futuro y negarse a abordar el tema para suscitar resentimientos y luchas partidistas. Este espíritu de transición democrática, un espíritu de perdón recíproco y consulta entre el gobierno y la oposición, ha vivido ahora. El poder y los grandes medios de comunicación ya no quieren ver en él nada más que una manipulación descarada de la justicia y la historia, una cobardía inaceptable. La nación, la familia, la religión (el catolicismo, por supuesto, pero también el cristianismo en general) se han convertido nuevamente en objetivos privilegiados de la propaganda.Podemos , un partido de marxista-leninistas y populistas de extrema izquierda admiradores de los modelos “bolivarianos” o “venezolanos”) nunca ha dejado de reavivar la batalla ideológica y fomentar el malestar social.

Con el paso de los años, el Valle de los Caídos se ha convertido en uno de los pilares de la mitología “progresista”. También es, para otros, un símbolo de la lucha por la libertad de expresión y culto. Situado a 58 kilómetros de Madrid, el imponente mausoleo de la Sierra de Guadarrama, donde descansan por igual los restos de 33.847 nacionales y republicanos (entre ellos más de 21.000 identificados y más de 12.000 desconocidos), fue proyectado para l origen de Franco y los franquistas como monumento para perpetuar la memoria de la "gloriosa Cruzada". Este era el punto de vista de la Iglesia y en particular el del cardenal catalán Primado de España, Plá y Deniel, en 1945. El componente religioso había sido, recordemos, decisivo durante el levantamiento de julio de 1936 y durante toda la duración de la Guerra Civil (1936-1939). Casi 7.000 sacerdotes, religiosos y religiosas habían sido asesinados (sin contar los miles de laicos eliminados por su fe), el culto religioso estaba prohibido (excepto en el País Vasco) y la destrucción de edificios religiosos había sido sistemática. Quince años después, con el ánimo finalmente un poco calmado, el monumento fue presentado oficialmente como un homenaje a los combatientes de ambos campos "en nombre de la reconciliación". El decreto-ley de 23 de agosto de 1957, además, ordenaba inequívocamente: " el monumento fue presentado oficialmente como un homenaje a los combatientes de ambos campos "en nombre de la reconciliación". El decreto-ley de 23 de agosto de 1957, además, ordenaba inequívocamente: " el monumento fue presentado oficialmente como un homenaje a los combatientes de ambos campos "en nombre de la reconciliación". El decreto-ley de 23 de agosto de 1957, además, ordenaba inequívocamente: " En consecuencia, será el Monumento a todos los muertos en combate, sobre cuyo sacrificio triunfarán los brazos pacíficos de la Cruz ”.

Abrigado en el interior de la montaña y coronado con una cruz monumental, el colosal templo fue construido entre 1940 y 1958. La dirección de la obra se confió primero al arquitecto vasco Pedro Muguruza y luego al madrileño Diego Méndez. Sus dimensiones faraónicas pueden albergar a 24.000 personas. La nave mide no menos de 262 metros y el crucero se eleva a 41 metros. En la explanada exterior, pueden reunirse no menos de 200.000 personas. La majestuosa Cruz, obra del arquitecto Pedro de Muguruza, se eleva a 150 metros, a los que hay que sumar los 1400 metros de altitud del Risco de la Nava. Pueden cruzar dos coches en los brazos de la Cruz, cada uno de 45 metros de largo.

Juan de Avalos es el creador de las esculturas, en particular las gigantescas cabezas de evangelistas al pie de la Cruz. Antes de la guerra civil, estuvo activo en las filas de las juventudes socialistas y ostentaba el carnet nº 7 del Partido Socialista de Mérida. Otro detalle picante, el Cristo que domina el altar mayor y que reposa sobre una cruz cuya madera de enebro fue cortada por Franco, es obra del nacionalista vasco, el escultor Julio Beobide, discípulo del célebre pintor Ignacio Zuloaga. . Finalmente, fue un artista catalán, Santiago Padrós, quien diseñó y realizó el impresionante mosaico de la cúpula de la basílica (40 metros de diámetro).

El edificio religioso incluye no solo una iglesia monumental, que fue visitada y admirada por los futuros papas Juan XXIII y Benedicto XVI, sino también una abadía benedictina y una posada para visitantes. Hasta la Transición Democrática existía un Centro de Estudios Sociales, cuyo objetivo era estudiar, recopilar y difundir la doctrina social de la Iglesia, para que inspire leyes, y acción de empresarios y sindicatos. La ideología del franquismo estuvo, como sabemos, marcada por el deseo de reconstruir un estado predominantemente católico. Por eso el Papa Pío XII había conferido al Generalísimo la Orden Suprema de Nuestro Señor Jesucristo, la más alta distinción de la Santa Sede.

La historia de la construcción de la obra es objeto de todas las fantasías. Los principales medios informaron las cifras más extravagantes. El número de presos políticos que habrían trabajado en el lugar se habría elevado a 14.000 o 20.000 hombres (incluso según algunos a 200.000). Al menos eso es lo que se ha repetido hasta la saciedad tras los desvaríos del socialista Léo Brincat, responsable del proyecto de recomendación del Consejo de Europa condenando al franquismo (4 de noviembre de 2005). Sin embargo, el número exacto de trabajadores-presos nunca superó los 800 a 1000 hombres, o menos de la mitad de todos los trabajadores presentes en el sitio (presos y empleados libres). A finales de 1943, la prensa española informó de un total de 600 trabajadores. El arquitecto Diego Méndez afirma por su parte,Valle de los Caídos, Idea, proyecto y construcción , que 2000 hombres en total trabajaron en el Valle entre 1940 y 1958.

Uno de los pocos investigadores, si no el único, que se ha tomado la molestia de analizar metódicamente el fondo documental del Valle de los Caídos , en el Archivo General del Palacio Real de Madrid (Sección de Administraciones Generales) es el catedrático de Historia de la Universidad CEU San Pablo de Madrid, Alberto Bárcena Pérez, autor de una tesis sobre “ Redención de penas en el Valle de los Caídos ”, y de un libro sobre “La redención de penas en el Valle de los caídos en acción”. Los presos del Valle de los Caídos(Los presos del Valle de los Caídos). Se trata de 69 cajas, de las cuales los miles de documentos le permitieron derribar la imagen caricaturesca que equipara sin matices el sitio de Valle con los peores campos de concentración nazis o, más raramente, con el Gulag soviético. Los archivos del antiguo Centre d'études sociales du Valle muestran una cifra total precisa: 2.643 trabajadores, incluida una minoría de presos políticos que, en principio, “debían ser voluntarios y haber elegido libremente el sistema de reducción de pena por trabajo ”, es decir, en primer lugar, 2 días de reducción de la pena por un día de trabajo, luego 6 días por un día.

Alberto Bárcena precisa que los detenidos realizaban el mismo trabajo que los trabajadores libres, en idénticas condiciones de salario, horario y alimentación. Los presos y trabajadores libres fueron contratados por las empresas responsables del trabajo. Debían presentar su solicitud a través del Patronato de Nuestra Señora de la Mercedo Centro Nacional de Redención de Penas, que había sido creado para tal efecto y que tenía su sede en el Ministerio de Justicia. Los salarios de los detenidos (fijados en función de sus responsabilidades familiares) se dividieron en tres partes: la mayor parte se envió directamente a las familias a través de la intermediación de “comités locales pro-prisioneros”, que cubrían la mayor parte del territorio nacional; una segunda parte se colocó en un folleto, cuyo monto total se reembolsó cuando el detenido fue puesto en libertad; finalmente, se entregó una tercera parte en mano. Los presos políticos no recibían 0,5 o 1 peseta al día como se ha escrito a menudo, sino 7, luego 10 pesetas, más bonificaciones por trabajos peligrosos. Sus familias podrían residir en los cuarteles del Valle habilitados para tal fin.

En 1950, nueve años antes del final de la obra, bajo el sistema de remisión, ya no había un solo preso político en el Valle de los Caídos. Según los testimonios del médico, médico jefe, Ángel Lausín y el enfermero Luis Orejas (dos partidarios del Frente Popular, que llegaron al inicio de la obra como presos políticos, y que permanecieron allí, luego de haber cumplido su condena), en Diecinueve años de trabajo, hubo entre catorce y dieciocho muertos (a los que hay que sumar más de cincuenta víctimas que fallecieron por silicosis). Finalmente, el monumento no fue financiado por el contribuyente español, sino por donaciones privadas y las ganancias de las loterías anuales.

Último avatar de la historia: no se respetó la última voluntad del viejo dictador Francisco Franco, fallecido el 20 de noviembre de 1975. Le Caudillo quiso ser enterrado en el cementerio de Pardo como otras personalidades del régimen, pero el jefe del primer gobierno de la Transición, Arias Navarros (1973-1976) y el nuevo jefe de Estado Juan Carlos (proclamado rey el 22 de noviembre de 1975 ) decidió lo contrario. El rey pidió a la comunidad benedictina, guardiana del Valle y del culto de la basílica, la autorización para enterrar el cuerpo de Francisco Franco al pie del altar frente al lugar de enterramiento de José Antonio Primo de Rivera, que fue hecho con gran fanfarria el 23 de noviembre de 1975.

Cuarenta y tres años después, la exhumación del cadáver de Franco no podía dejar de revivir viejas heridas. El desconocimiento y el insondable desconocimiento de la mayoría de políticos y periodistas franceses en materia de historia española, explican la incomprensión y el sesgo con que la batalla político-jurídica que la precedió fue recibida por los principales medios de comunicación en Francia. Habiendo sido tan raras como superficiales las explicaciones dadas por ellos, conviene recordar aquí algunos hechos ignorados o pasados ​​por alto.

La basílica es un lugar de culto cuya inviolabilidad está garantizada por un tratado internacional de libertad religiosa, firmado por España y la Santa Sede en 1979; los benedictinos, responsables del monumento, no dependen del Vaticano sino de la autoridad de su abad y la del abad de la Abadía de Solesmes, superior de su orden; la familia Franco exigió que los restos del Caudillo fueran trasladados a la bóveda familiar de la Catedral de la Almudena (Madrid), solución considerada inaceptable por el gobierno socialista; finalmente, el real decreto-ley fue fuente de complicaciones por el carácter improvisado de su redacción. La estricta aplicación de sus cláusulas podría llevar a la exhumación inmediata de 19 monjes benedictinos y 172 personas, todos los cuales murieron y fueron enterrados en el monumento tras el final de la guerra civil. Finalmente, luego de que la Corte Suprema diera su aprobación, la voluntad política del gobierno pudo prevalecer. La policía realizó la exhumación el 24 de octubre de 2019.

Pero apenas unos meses después, en medio de la pandemia del Covid-19, el gobierno social comunista demostró claramente su deseo de no detenerse allí. Adoptó, el 15 de septiembre de 2020, un "Anteproyecto de ley de memoria democrática", disponiendo que los monjes benedictinos serán expulsados ​​y que José Antonio Primo de Rivera, sin embargo él mismo víctima de la guerra civil, también será exhumado. . Desde hace meses, un buen número de voces oficiales o autorizadas se sumaron a las asociaciones de familiares de víctimas republicanas para exigir que se realicen investigaciones de ADN en los cadáveres enterrados en el osario del Valle de los Caídos para poder recuperar los restos de sus antepasados.

Pero el asunto no es fácil. Los restos de los 33,847 nacionales y republicanos (incluidos más de 21,000 identificados y más de 12,000 desconocidos) están en su mayor parte inextricablemente entrelazados, debido a la degradación y los estragos del tiempo, y un gran número de familias se niegan a que viola el entierro de sus antepasados. El proyecto de ley también prevé darle un nuevo "significado" al monumento. ¿La basílica será profanada y convertida en un osario secular o en un museo de la guerra civil? ¿Será demolida la monumental Cruz cristiana? Los 57 mártires beatificados por la Iglesia, actualmente enterrados en la ermita de la Virgen del Pilar, ¿serán también desenterrados y trasladados?

Estas diferentes opciones son consideradas abiertamente por las autoridades y comentadas regularmente en los principales medios de comunicación. La vicepresidenta socialista Carmen Calvo ha indicado que no existe una posible "simetría" entre los actos imputables a enemigos de la democracia y los cometidos por sus defensores; en otras palabras, que el campo "bueno" y el campo "malo" no se pueden comparar. En cuanto al vicepresidente comunista-leninista, Pablo Iglesias, no oculta su intención de abolir la monarquía, declarando sin rodeos que "la tarea política fundamental" es ahora avanzar decididamente "hacia el horizonte republicano".

El gobierno español tiene la intención de presentar al parlamento todo un conjunto de proyectos de ley (sobre eutanasia, interrupción del embarazo, educación, elección en términos de género, etc.) que chocan de frente Cristianismo de vida y Magisterio de la Iglesia. Durante la audiencia concedida a Pedro Sánchez y la delegación del gobierno español en el Vaticano el 24 de octubre, el Papa Francisco recordó de manera significativa que "las ideologías hacen sectarios y deconstruyen", y que un político debe "construir patria con todos ”. Pero es de temer que no fue escuchado.

Los cristianos españoles sufrieron una terrible persecución religiosa durante la Guerra Civil. La Iglesia beatificó a 1.915 mártires de la fe, 11 de los cuales fueron canonizados (471 por Juan Pablo II, 530 por Benedicto XVI y 914 por Francisco, a los que pronto se sumarán unos cincuenta). ¿Debe permanecer callada y muda hoy ante el insólito aumento de agresiones y provocaciones del que vuelve a ser objeto?

El gobierno español ya no parece buscar la paz sino a través de la provocación y la agitación; la justicia toma la forma de resentimiento; la democracia, nacida del espíritu de la Transición, se burla cada vez más abiertamente. Después de varias décadas de relativa serenidad, España se enfrenta a los momentos más difíciles desde la Guerra Civil. Atrapada por sus viejos demonios, se hunde inexorablemente en una crisis moral, política, social, sanitaria y económica de dramática magnitud.

Arnaud Imatz

Arnaud Imatz, historiador y politólogo, nacido en Bayona en 1948, tiene un doctorado en ciencias políticas. Funcionario internacional de la OCDE y luego director corporativo, ha publicado José Antonio et la Phalange Espagnole y La Guerre d'Espagne revisitée. Autor de numerosos artículos publicados en Europa y América, ha contribuido al redescubrimiento en Francia de la obra de José Ortega y Gasset y Juan Donoso Cortés. Último libro publicado: Derecha / Izquierda, para salir del equívoco (Pierre-Guillaume de Roux, 2016).

www.fnff.es
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Responder