Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Arte, historia, filosofía, religión y otras humanidades
Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 04 Mar 2020 17:33

'

Largo Caballero uno de los más activos organizadores del golpe de Estado camuflado como huelga revolucionaria en octubre de 1934. Por Juan E. Pflüger.

Interesante texto en: https://www.elcorreodemadrid.com/histor ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 06 Mar 2020 14:54

'

José Antonio Girón de Velasco y su excepcional labor al frente del Ministerio de Trabajo durante el régimen del Caudillo. Por Iván Guerrero Vasallo.

Escrito por Iván Guerrero Vasallo • 2020-03-06, 05:30:00 • 1: 31 minutos.

Otro personaje de nuestra historia olvidado sólo por defender al Caudillo y su obra hasta el final de sus días. Un hombre que por eso y por su excepcional labor al frente del Ministerio de Trabajo (1941-1957) durante el régimen del Generalísimo Franco tiene todo mi respeto y mi admiración. Estoy hablando de José Antonio Girón de Velasco (1911-1995), el llamado ''león de Fuengirola'' (aunque era de Herrera de Pisuerga, Palencia). Es, sin dudarlo ni un momento, uno de los mejores políticos que ha dado nuestra gran y, por desgracia también, desagradecida patria.

Aquí pongo algunos de los proyectos llevados a cabo con éxito durante su etapa como Ministro de Trabajo de Franco. Están por Internet no se piense alguno por ahí que me los he inventado yo:

-Creación de las magistraturas de trabajo y la de mutualidades.
-Creación del seguro de enfermedad.
-Creación del instituto de medicina e higiene y seguridad del trabajo.
-Las gratificaciones de Navidad y las del 18 de julio.
-Seguro de vejez e invalidez.
-La pensión de viudedad.
-Creación de las universidades laborales.
-Una seguridad social moderna cambiando la previsión social embrionaria que existía desde 1919 centrada únicamente en una especie de subsidio para la vejez.
-Las vacaciones retribuidas.
-Las festividades laborales retribuidas.
-La jornada máxima.
-La legislación sobre las viviendas de protección oficial y su construcción masiva.
-Escuelas de capacitación social de los trabajadores.
-Lugares de formación integral del trabajador.
-El instituto de medicina.
-Los puestos de trabajo fijos.
-Servicio de montepíos y mutualidades laborales.
-Fuertes subidas salariales para los trabajadores.

En fin, acabar con unas palabras dichas durante una conversación que tuvo con el Caudillo este gran hombre y extraídas de sus memorias (''Si la memoria no me falla''). ''Yo creo que tenemos que demostrar al pueblo español que cuando se ha prestado un servicio, no es necesario acogerse a la ubre del Estado para vivir''. Que necesaria es de nuevo personas íntegras, con gran capacidad de servicio y de sacrificio como estas al frente de una España como la de hoy a la deriva por culpa en gran parte de unos politicastros mediocres, marionetas del gran capital que, para empezar y por lo general, nunca siguen esos sabios consejos y así nos va en este país, de culo cuesta abajo y sin frenos…

https://www.elcorreodemadrid.com/histor ... sallo.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 07 Mar 2020 15:34

'

Los crímenes de la Guerra Civil. FORJA 064. Video de 42 minutos.

https://www.youtube.com/watch?v=8NhoZnX4rFc
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 07 Mar 2020 17:00

'

¿Por qué decir "traición" si podemos llamarlo "diálogo"? FORJA 065. (Video de 31 minutos.)

https://www.youtube.com/watch?v=RKF8CXguFnI
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 08 Mar 2020 15:40

'

El acoso de los defensores de la LMH contra los recuerdos de Calvo Sotelo sólamente pretenden esconder y tapar otro de los crímenes de la izquierda.

https://www.elcorreodemadrid.com/histor ... ierda.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 10 Mar 2020 15:53

'

El germen del odio al clero que llevó al Frente Popular a asesinar en masa a religiosos en 1936.

En los años treinta, el rencor social exacerbado por los medios más extremistas de la Segunda República llevó a la persecución de sacerdotes y monjas tras el 18 de julio. Algunos de los ejemplos más sangrantes se vivieron en Castilla.

«Si en sus manos estuviera, desde los campanarios dispararían los frailazos contra los que osan soñar con una vida civil plena, libre y alegre». Las aseveraciones publicadas por «El Socialista» en febrero de 1936 bastan para entender (que no aprobar) la persecución en masa que padecieron los sacerdotes y monjas afincados en la zona de la Segunda República tras el estallido de la Guerra Civil. Y es que, como él, muchos otros periódicos llamaron a la clerofobia y al conocido como «odio al cura» durante los años treinta. Si por entonces se hubiera tomado la temperatura a los partidarios del anticlericalismo, no habría habido suficiente mercurio para dejar patente el ardor que les consumía.

En su mente, como había ilustrado el mismo periódico apenas un mes antes mediante una curiosa viñeta, la Iglesia era «un partido político más» aliado con el «capital» y el «fascismo». Sin embargo, y tal y como desvela el catedrático de Historia Fernando del Rey en «Retaguardia roja» (Galaxia Gutemberg, 2019), la realidad es que, en zonas como Castilla-La Mancha, «la implicación del clero regular en la política había sido casi nula». La ficción, no obstante, logró acabar con la verdad y llevó al estallido, el 18 de julio de 1936 (cuando se conoció el levantamiento del bando Nacional), de una violencia sistemática contra el clero que derivó en la quema de conventos, el fusilamiento de sacerdotes y el maltrato de monjas por parte de las milicias leales al Frente Popular.

Resto del interesante texto en: https://www.abc.es/historia/abci-germen ... ticia.html :facepalm:
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 19 Mar 2020 22:18

'

Mi tío robó los diarios de Azaña.

Nunca olvidaré el día que enterraron a mi tío Antonio, una lluviosa mañana de otoño, siendo yo un niño,en la sacramental de San Lorenzo.



Nos habíamos congregado allí un nutrido grupo de familiares y amigos para darle el último adiós, y arropar a su viuda, la tía Carmen Elena, y a su única hija, nuestra prima Isabel.
En aquel camposanto, rodeados de altos muros, en medio de panteones, nichos y epitafios, solo se escuchaba la lluvia crepitando sobre los paraguas y las paletadas de tierra restallando en el féretro donde mi tío Antonio había puesto el punto final a su intensa y errante vida.
Antes de dispersarnos, y ya en la puerta del cementerio, unos tibios rayos de sol se abrieron paso entre las nubes y los pájaros, que se habían guarecido en los cipreses,empezaron a cantar, como si nos anunciasen que la vida continuaba para los demás.
Al día siguiente, un montón de coches oficiales colapsaron el tráfico en la calle Goya, frente a la Basílica de la Concepción, donde se ofició el funeral al que asistió el Gobierno de Franco en pleno y numerosas personalidades de la vida política, diplomática y cultural, entre ellas, el entonces alcalde de Madrid, Carlos Arias Navarro, y el director de ABC, Torcuato Luca de Tena,cuyo periódico se hizo eco de la luctuosa noticia glosando su trayectoria humana y profesional :«A primera hora de la mañana de ayer falleció en su domicilio de Madrid, Don Antonio Espinosa San Martín. El finado contaba sesenta años de edad y pertenecía a la carrera diplomática. Su caballerosidad, su prestigio profesional y su competencia, de las que dejó honda huella en cuantas misiones se le encomendaron, le granjearon incontables amistades en los círculos sociales y profesionales que disfrutaron de su trato. Tras ingresar en la carrera diplomática, desempeñó el cargo de cónsul en Ginebra, Fez, Sidney, Berlín y Los Ángeles; encargado de negocios en Caracas, se incorporó a la Embajada en Washington en calidad de secretario de primera; fue consejero en Washington, cónsul general en Berlín-como ministro plenipotenciario- y en Nueva York,puesto que ejerció hasta su cese por enfermedad a principios del presente año.Estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil y era Comendador de número de la de Isabel la Católica,Caballero de la Orden de Carlos III, Gran Oficial de la Orden del Líbano,Comendador de la Orden del Libertador de Venezuela,además de poseer otras condecoraciones españolas y extranjeras. Sus deudos, en especial su hermano, Juan José Espinosa San Martín,ministro de Hacienda, reciben innumerables muestras de pésame».
Lo que no decía el obituario es que Antonio Espinosa San Martín acabaría pasando a la pequeña historia de España por algo a primera vista mucho más prosaico:sustraer los diarios de Azaña.

Y eso que su buen amigo Torcuato Luca de Tena lo sabía porque mi tío se lo confesó cuando ambos vivieron en Washington, tal y como el periodista, escritor y académico contaría minuciosamente años después en su libro de memorias«Franco sí, pero...» galardonado con el Premio Espejo de España.
Hijos de un magistrado del Tribunal Supremo, mi tío Antonio y mi padre eran los dos únicos varones de una familia de siete hermanos y aunque ambos cursaron la carrera de Derecho sus vidas transcurrieron por distintos derroteros.
Así como mis progenitores fueron novios desde la pubertad, se casaron en cuanto mi padre aprobó las oposiciones de Inspector Técnico Fiscal del Estado y tuvieron once hijos; mi tío Antonio, por el contrario,fue un soltero recalcitrante hasta que frisando la cuarentena contrajo matrimonio con la sofisticada y extravagante Carmen Elena Berrizbeitia, sobrina de un Presidente de Venezuela, a la que conoció durante su estancia en Caracas.
Aunque mis tíos vivían en el extranjero nunca faltaron a su cita con la familia en Navidad, y se instalaban en su piso amplio y luminoso de la calle General Mola, por cuyo largo pasillo nosotros correteabamos mientras los mayores charlaban en el salón hasta que la tía Carmen Elena-que no estaba acostumbrada a tanto alboroto-nos llamaba al orden con su dulce acento suramericano.

Del «savoir faire» del tío Antonio, de su fama de encantador de serpientes, y «bon vivant», sus hermanas nos contaban a menudo jugosas anécdotas, verdaderas o apócrifas.
Pulcro, elegante, sibarita, mundano, políglota, seductor...aprovechaba sus numerosas conquistas para practicar idiomas, llegando a dominar no solo el inglés, el francés, el italiano, el ruso y el alemán sino también a chapurrear el árabe, e incluso el amazigh, que aprendió al afincarse en Fez.
Siendo cónsul en Los Ángeles tuvo la fortuna de asistir en diversas ocasiones a la ceremonia de entrega de los Oscar; de ver en carne mortal a los mitos del séptimo arte: Gary Cooper, Marilyn Monroe, Humphrey Bogart, Rita Hayworth, Yul Brynner...; y de frecuentar las fiestas que las rutilantes estrellas de Hollywood ofrecían en sus fastuosas mansiones de Beverly Hills.
De aquellos encuentros dan fe no pocas fotografías que mis hermanos y yo contemplábamos en su casa sin salir de nuestro asombro.
Durante los años que residió en Washington, a las órdenes del embajador José Félix de Lequerica, se encargó del incipiente comercio entre España y Estados Unidos ,rodeado de un plantel de lujo, en la época que nuestro país fue admitido por la ONU.
En aquel tiempo conoció a John F. Kennedy y a quienes acabarían siendo los halcones del Presidente en la Casa Blanca, los audaces Sean Rusk y Robert McNamara.
Aunque fue en Berlín, la urbe cuya atmósfera tan certeramente captó John Le Carre en «El espía que surgió del frío», donde se encontró como pez en el agua.

Amigo del alcalde de la ciudad, Willy Brandt, con quien cenaba a menudo,fue testigo privilegiado de un acontecimiento histórico: el levantamiento del muro; y muñidor de un crucial almuerzo en su residencia entre el Almirante Luis Carrero Blanco y López Rodó con Ludwig Erhard, el brillante ministro de Hacienda del Canciller Konrad Adenauer, artífice del milagro económico alemán.
Pero de nada de eso se ocupara la historia -insisto- sino de lo que sucedió una noche de 1936 en Ginebra...
Y es que,como dijo Borges, «cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento, el momento en que el hombre sabe para siempre quién es;porque un destino no es mejor que otro, pero cada cual debe acatar el que lleva adentro».
Al poco de estallar la Guerra Civil,el entonces Presidente de la República, Manuel Azaña, le confió a su cuñado e íntimo amigo Cipriano Rivas Cherif, justo antes de que partiera al consulado de Ginebra-donde había sido destinado- sus diarios, compuestos por nueve cuadernos escritos a mano con una caligrafía menuda y sin apenas tachaduras, para que los custodiara.
Por su indudable interés y a fín de amenizar las tediosas veladas suizas,pecando,eso sí, de no poca indiscreción, pues Azaña le había recalcado que los mantuviera a buen recaudo, Cipriano Rivas Cherif decidió compartirlos con un selecto grupo de funcionarios, entre los que se encontraba Antonio Espinosa San Martín, que ejercía de Viceconsul; y su compañera sentimental, la cantante mejicana Nina de Castro, nombre artístico de Raquel Choudens, una mujer de belleza salvaje y racial que traía de cabeza al personal del consulado.
Alejados del fragor de la cruenta batalla que se libraba en España, en medio de la quietud de las noches helvéticas de verano,con las ventanas abiertas de par en par y apenas un soplo de aire fresco inflando levemente los visillos, Cipriano Rivas Cherif leía con voz engolada los diarios de su cuñado,mientras paseaba por los salones del consulado, rodeado de espejos, relojes y candelabros, como si estuviera interpretando un monólogo teatral a los que era tan aficionado.

No en vano fue director de escena en la compañía de Margarita Xirgu.
De vez en cuando, a modo de digresión, detenía sus pasos, arrobado por la belleza de alguna descripción paisajística o para regocijarse con los comentarios mordaces de Azaña sobre sus ministros, desatando las risotadas de su entregado auditorio.
Lo que ignoraba Cipriano Rivas Cherif es que Antonio Espinosa San Martín era un agente de Franco y por medio de su bella y sagaz acompañante remitía claves y documentos de suma importancia al S.I.F.N.E. (servicio de información de la frontera del nordeste de España), creado por el General Mola y cuyo centro de operaciones se hallaba en el Hotel Biarritz. Dirigido por José Bertrán y Musitu, abogado de Alfonso XIII, contaba entre sus insignes colaboradores con Francesc Cambó, Josep Pla y Carlos Sentís.
Mientras en el frente se recrudecía la guerra, los días-y las noches- se sucedían plácidamente en el consulado hasta que al llegar el crudo invierno Raquel Choudens alertó a su pareja de que el embajador en Londres, Pablo de Azcarate-afecto a la causa republicana-les seguía la pista.

Conscientes de que la vida de ambos corría peligro maquinaron un plan de fuga no sin antes llevar a cabo una última misión:apoderarse de los diarios de Azaña.
Esa misma noche,cuando todos los funcionarios del consulado se habían retirado a sus aposentos, Antonio Espinosa se anudo el batín y tras salir de su suite atravesó el pasillo a oscuras guiado por el haz de luz de su linterna hasta adentrarse en el despacho de Rivas Cherif; a continuación se sentó casi a tientas en una silla y después de hurgar en una caja de barro que contenía puros y cigarros halló el llavín que le permitió abrir el primer cajón del escritorio; afano solo tres de los nueve cuadernos, para no despertar inicialmente sospechas, regreso sigilosamente a su habitación y al despuntar el alba tomó un taxi rumbo al aeropuerto con su preciado botín en la maleta.
Cuando Cipriano Rivas Cherif se percató del hurto puso el grito en el cielo y después de maldecir a ese ladrón de alto coturno se dirigió a la comisaría a denunciar el robo.
Pero era demasiado tarde...
Antonio Espinosa se hallaba ya muy lejos de allí: concretamente en una terraza de la Piazza Raffaele De Ferrari de Génova, paladeando un Negroni en compañía de Raquel Choudens...
Tras no pocas peripecias y escoltados por la policía suiza un avión los había transportado a la ciudad portuaria, donde fueron agasajados por el cónsul-afín al bando nacional- que les puso en contacto con Nicolás Franco, al que entregaron los diarios.
Posteriormente éste partió a Salamanca y se los dio a su hermano, el Caudillo, que los leyó con fruición.

Cuando Azaña se enteró de la sustracción de sus cuadernos montó en cólera, recriminando a Rivas Cherif su negligencia y , temeroso de la reacción que pudiesen tener los «damnificados», intentó por todos los medios recuperarlos, proponiendo a Negrín -a la desesperada- hacer un canje por un prisionero de guerra, barajandose el nombre de Rafael Sánchez Mazas, pero sus demandas no fueron atendidas.
Franco se negó a soltar su presa. Sabedor de la munición que obraba en su poder, a fin de minar la moral del enemigo,no solo decidió publicar los diarios por entregas en el ABC de Sevilla sino que , además,los empleó como arma arrojadiza: lanzando quinientos ejemplares del periódico monárquico desde un avión al sobrevolar la ciudad de Valencia donde se había trasladado el Gobierno de la República-para sembrar aún más la discordia entre sus miembros con un bombardeo de papeles que se propagó cual reguero de pólvora por la capital del Turia.
Y es que Azaña no dejaba títere con cabeza, ensañándose sobre todo con los suyos, como si fuesen los muñecos del pim pam pum.
Niceto Alcalá Zamora, Fernando de los Ríos, Miguel Maura, Marcelino Domingo, Albornoz, Indalecio Prieto -al que compara con una criada- eran objeto de mofa y befa,como si Don Manue l-¡Ay los que lo llamaban Don Manuel!- hubiese humedecido su pluma en vitriolo.
«Es cosa que espanta el estado de incultura del vulgo político español. No sé yo si llegarán a dos docenas las personas del mundo parlamentario y periodístico con las que se pueda razonar seriamente». Anota Azaña en su diario el 25 de Enero de 1933.
Tal vez esa frase explique mejor que nada por qué fracasó la II República,contra la que ,según el propio Azaña, no se rebeló Franco, sino contra la chusma que se apoderó de ella.
Los cuadernos de Azaña permanecieron ocultos más de sesenta años hasta que en la Navidad de 1996 la Duquesa de Franco los encontró por casualidad en la biblioteca de su domicilio, comunicándoselo de inmediato a Esperanza Aguirre, a la sazón ministra de Cultura, quien los puso a disposición del Archivo Histórico Nacional.

Justo un año después fueron editados por Grijalbo Mondadori y presentados en el Hotel Palace de Madrid en medio de una inusitada expectación por el entonces Presidente del Gobierno José María Aznar.
Por aquellas fechas un editorial de «El País» tildó a Antonio Espinosa San Martín de «vulgar ladrón»,confundiendo aviesamente un acto de guerra con un delito común.
Las memorias de Azaña en su conjunto han sido consideradas por el profesor Juan Marichal el texto memorialistico mas importante de la Historia de España, a lo que sin duda contribuyeron no poco los tres«cuadernos robados» en los cuales Azaña se muestra en estado puro.
Sin afeites ni maquillajes. Cuando a mi tío Antonio le diagnosticaron un cáncer en Nueva York, quiso regresar a Madrid, la ciudad que le vio nacer, para morir rodeado de la familia, dejando atrás su vida nómada e itinerante.
Entre la copiosa correspondencia que mi padre recibió aquellos días, expresandole sus condolencias, se topó con un sobre de avión que contenía una hermosa carta escrita por una mujer rememorando con la sensibilidad a flor de piel la aventura que vivió con su hermano Antonio durante la Guerra Civil española. Estaba firmada por Raquel Choudens.

MIGUEL ESPINOSA GARCÍA DE OTEYZA
Aunque madrileño de nacimiento, Miguel Espinosa García de Oteyza reside en Cataluña desde hace años. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense , es autor del libro de relatos «Una noche con Amador Amado y otros cuentos de anuncios clasificados»; y de la novela «El cabrón».

En la actualidad prepara un libro sobre su padre, Juan José Espinosa San Martín, ministro de Hacienda de Franco, que formó parte de los llamados «tecnócratas», artífices del milagro económico español de los años sesenta.
P.D. Adjunto fotografía de Antonio Espinosa San Martín -segundo por la izquierda- durante un safari en África.
Miguel Espinosa García de Oteyza

TELÉFONO 628 346 723

https://elcorreodeespana.com/historia/5 ... Azana.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 24 Mar 2020 18:11

'

Otro de los mitos de la izquierda: el heroismo de los anarquistas en el frente. (Guerra civil, claro)

https://elcorreodeespana.com/historia/3 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 25 Mar 2020 15:45

'

La represión contra derechistas monárquicos y católicos durante la guerra civil no fué obra de "descontrolados".

https://elcorreodeespana.com/historia/3 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 29 Mar 2020 16:35

'

60 mártires de la Familia Vicenciana asesinados por odio a la fe durante la persecución religiosa. (Tiempos guerra civil)

https://elcorreodeespana.com/historia/1 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 30 Mar 2020 16:38

'

DOCUMENTAL SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DEL VALLE DE LOS CAÍDOS. (33 minutos)

https://www.youtube.com/watch?time_cont ... e=emb_logo
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 01 Abr 2020 14:08

'

La actuación de García Atadell demuestra que la represión republicana fué organizada desde la administración pública. Por Juan Ernesto Pflüger.

https://elcorreodeespana.com/historia/4 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 03 Abr 2020 16:22

'

El Frente Popular intentó provocar una pandemia en España durante la Guerra Civil.


Primero y Tercero por la derecha y en pie, los agentes socialistas Louis Chabrat y Jean-Paul Bougennac, que inoculados con bacilos infecciosos tenían la misión de infectar España, rodeados de las autoridades que los detuvieron e interrogaron. (Foto en el enlace)

Guillermo Rocafort.


La naturaleza de los partidos izquierdistas en España es la que es; y eso es una constante histórica incontrovertida, mientras que los partidos de derechas también tienen su propia naturaleza, no lo vamos a negar, y esto es así desde que la realidad de los Partidos Políticos se instaló en nuestra Nación; las dialécticas, estilos y lógicas de las estructuras partitocráticas son de índole claramente parasitaria y se manifiestan por los daños que causan en el Pueblo, de variado alcance e índole.

Sin embargo, lo que les voy a relatar en este artículo no es un tema baladí; es un precedente que debemos de recuperar para los lectores y que ha estado oculto durante décadas en el baúl de los crímenes de la izquierda española, baúl confinado en la cámara más oscura de nuestro Pasado y sellado por los siete candados de la cobardía y apostasía de la derecha de este país hacia la Historia de España y su propio sufrimiento.
Tendríamos aquí un tema para ser abordado por el cine español, pero no ese falso y subvencionado de los Almodóvares y Amenábares de turno, sino por esa nueva era que se divisa de un cine español donde se aborden temas realmente de interés y que requieren una aproximación cinematográfica para su masivo conocimiento.
Todas las fuentes históricas consultadas concluyen en este mismo sentido: el Frente Popular intentó en 1937 provocar una pandemia de catastróficas consecuencias en la España Nacional mediante la infiltración en nuestro territorio de dos sicarios desde Francia por la frontera de Irún que habrían ido con varias enfermedades inoculadas en su cuerpo (se habló del bacilo de Versin productor de la peste, del Tripanosoma Gambiense que origina la enfermedad del sueño, así como del Tifus e incluso de la Malaria), una operación de guerra bacteriológica promovida por el militante socialista Max Aub y altos funcionarios de la España del Frente Popular en Francia, lo que amerita que la decisión de este ataque biológico contra la España Nacional partió desde las más altas instancias del Frente Popular, con el objeto de desestabilizarla y provocar su derrota.
En los años posteriores y hasta el momento presente, la historiografía oficialista subvencionada e ideologizada ha pretendido blanquear esta operación malévola, desde un punto de vista de la paranoia y del desprestigio de las teorías conspiranoicas, ridiculizándola como es habitual en los intoxicadores; intentos inútiles que decaen ante la realidad y sus perfiles más claros de los cuales, a continuación, vamos a hacer un relato de las fuentes históricas, que concluyen que este intento existió y si no se pudo llevar a cabo, es porque las autoridades de la España Nacional actuaron con inteligencia y contundencia, además de que contamos en este caso con la ayuda de la Divina Providencia.

Ahora mismo Max Aub es un ídolo intelectual para la izquierda y un motivo de vergüenza para la derecha, hasta el punto de que incluso tiene salas a su nombre en centros culturales en España e incluso calles, por ejemplo, en Madrid, con el voto a favor o por omisión de todo el espectro político actual, incluido PP, VOX y Ciudadanos.
Usaremos en esta primera aproximación fuentes españolas y francesas, como fuentes primarias, así como algún estudio posterior, como fuente secundaria, al objeto de sentar las bases para posteriores estudios más amplios y extensos, especialmente en el ámbito científico, que es como también se tiene que abordar esta cuestión.
Así quedan relatados estos hechos por el magnífico historiador Don José María Zavala en su insigne obra “Franco con Franqueza: anecdotario privado del personaje más público” (Editorial: Plaza y Janés, 2015, ISBN 978-84-01-01546-5, 512 páginas):
“La prueba fehaciente del maquiavélico plan para acabar con las vidas de miles de inocentes se encuentra hoy en el Archivo del Tribunal Regional Militar número 4 de El Ferrol, en La Coruña.
En concreto, en el legajo 50 del expediente 3.209 puede consultarse la causa seguida en consejo de guerra contra Louis Chabrat y Jean-Paul Bougennac, detenidos el 27 de abril de 1937 cuando intentaban cruzar la frontera francesa haciéndose pasar por corresponsales de guerra…..
Sea como fuere, se decidió que los encargados de cruzar la frontera, los dos detenidos Louis Chabrat y Jean-Paul Bougennac, se vacunasen antes de ser inoculados con el bacilo que pretendían propagar, convirtiéndose así en letales transmisores del mismo.
Entre los acusados, además del socialista Max Aub, figuraba otro personaje ligado al mundo de la cultura, el pintor socialista Luis Quintanilla, quien, curiosamente, había participado ya en la venta de las bombas cargadas con gas que fueron arrojadas sobre el Alcázar de Toledo, al comienzo de la Guerra Civil.
También se encontraba el Cónsul (de la II República) de Bayona, Pedro Lecouna, y el diputado francés socialista Lucien Bossoutrot.
Intimidado por los intensos interrogatorios, Chabrat se desmoronó y acabó confesando a la policía que había cobrado 10.000 francos por ofrecerse a cruzar la frontera portando la enfermedad.

Tanto él como su cómplice Bougennac fueron minuciosamente reconocidos por varios médicos, quienes hallaron huellas de incisiones por todo su cuerpo; señales inequívocas de las inoculaciones a las que fueron sometidos”.
En la Revista Vértice nº 3, editada en Junio de 1937 en la España Nacional, se contiene un relato escalofriante de los hechos así como un informe médico de lo sucedido, y en donde además, se infiere, como suele ser habitual en las grandes chapuzas socialistas, cómo se solapaban los habituales chantajes y estafas propias de sus negocios malévolos con los que concurren, que puede que incluso interfirieran en que no se pudiera realizar la masiva infestación planificada.
Lo dicho, un guión inmejorable para una película seria y profesional y un campo de investigación al que seguro que los habituales historiadores apesebrados de la Progresía, especialmente los que parasitan en la Universidad Española, darán la espalda y tratarán con desdén.

Escarificaciones en el pecho y brazos de Bougennec que contenían los bacilos infecciosos. (Foto en el enlace)

No solamente la prensa española incidió en esta cuestión, igualmente la prensa francesa se hizo eco de esta situación, en particular el Diario “L’express du Midi”, en su edición de Toulouse, el 1 de agosto de 1937, consultable en:
http://images.expressdumidi.bibliothequ ... _08_01.pdf , y cuyo el extracto que es de interés a continuación es reproducido: (Foto-copia del texto en francés en el enlace)

Resto del texto en:

https://www.elconfidencialdigital.com/a ... 42113.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 03 Abr 2020 22:51

'

Hoy se cumplen 66 años de la llegada del Semíramis: el barco que llegó del terror estalinista.

https://elcorreodeespana.com/historia/9 ... nista.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 05 Abr 2020 11:43

'

(Guerra civil): La represión comunista y anarquista estaba muy organizada. Por Juan Ernesto Pflüger.

Uno de los mitos que viene acuñando la historiografía de izquierdas, y que ha tomado como verdad absoluta la Ley de Memoria Histórica, es que la represión republicana fue espontánea y descontrolada, mientras que la nacional fue organizada por el ejército sublevado. También vienen adoctrinando con la idea de que los nacionales cometieron una represión muy superior a la de los republicanos y que, cuanto más dura fue la de comunistas y anarquistas, mayor fue la de los franquistas.

Resto del texto y fotos de documentos en:

https://elcorreodeespana.com/historia/4 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 09 Abr 2020 20:12

'

Los 700 asesinados olvidados de Montcada i Reixach.

El cementerio de Montcada i Reixac (Barcelona) tiene un pequeño parterre de césped donde crecen una palmera y tres arbustos ornamentales. Este rincón pasa desapercibido, sin ninguna señal que indique que bajo tierra hay unos 700 cadáveres no identificados, personas ejecutadas entre julio de 1936 y abril de 1937.

En el cementerio de Montcada fueron asesinadas cerca de 1.300 personas, en su gran mayoría por patrullas de la CNT-FAI. Es la fosa más grande de la violencia en la retaguardia republicana en Cataluña. Al acabar la guerra se exhumaron unos 1.200 cadáveres en Montcada; de estos, aproximadamente 700 no fueron identificados.

El número de víctimas sería más elevado porque parte de los ejecutados eran posteriormente incinerados en los hornos de la vecina cementera Asland, explican los investigadores locales Ricard Ramos y Josep Bacardit en el libro 940 días. La guerra civil en Montcada i Reixac.
En el cementerio de Montcada no hay ningún elemento informativo ni señalización que indique que hay una fosa de la Guerra Civil. En un muro hay una placa de piedra en un pésimo estado, de 1943, en la que a duras penas puede leerse un tributo a 23 vecinos de Batea (Tarragona) “transportados y vilmente asesinados el 27 de octubre de 1936 en este cementerio”.
La ley catalana de 2009 de localización e identificación de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la posguerra obliga a preservar la memoria de las víctimas de los dos bandos. La Dirección General de Memoria Democrática de la Generalitat informa que en 2019 no está prevista ninguna intervención en la fosa del cementerio de Montcada.

Por lo que respecta a la posibilidad de exhumar los cadáveres sin identificar en Montcada, el Departamento de Justicia del gobierno catalán recuerda que “se establece la apertura de nuevas fosas a partir de criterios técnicos, como las peticiones de familiares, los hallazgos de restos en superficie o el grado de documentación de la existencia de una fosa”.
El Departamento de Justicia destaca que en 2017 se inauguró en el Parque de Collserola (Barcelona) un homenaje al periodista Josep Maria Planas (catalanista de derechas), muerto en 1936 por un pelotón de la FAI. En la Fatarella (Tarragona) se descubrió en 2017 una placa dedicada a 34 campesinos también asesinados por la FAI. En el cementerio de Lleida se inauguró en 2010 un monumento a los caídos en los dos bandos.
Una veintena de los ejecutados en el cementerio de Montcada eran vecinos de la vila, mientras que el resto procedía de toda Cataluña. Ramos subraya que aquellos hechos supusieron un trauma en Montcada, por la participación de gente del pueblo, por “la complicidad de la mayoría de obreros anarquistas de la Asland” y porque los más viejos recuerdan “cómo contaban los muertos por los tiros de gracia de madrugada”.

https://somatemps.me/2020/04/09/los-700 ... i-reixach/
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 14 Abr 2020 10:50

'

Hoy la Iglesia católica hace memoria de la beata Isabel Calduch Rovira, virgen y mártir, asesinada en 1937.
Clarisa, maestra de novicias en el convento de las capuchinas de Castellón, fue detenida por los milicianos, que la condujeron ante el comité local de Alcalá de Chivert (Castellón).
Estos comités, que proliferaban en ciudades y pueblos de la España republicana, estaban formados por miembros de los partidos y sindicatos arriba mencionados. (PSOE, PCE, UGT y CNT)
Su finalidad era asesinar a cuantos se opusieran a su revolución, exterminar a todas las personas religiosas e implantar su revolución por la fuerza en los lugares que controlaban.
Durante aquella noche, la beata Isabel fue torturada por los milicianos y al día siguiente, 14 de abril de 1937, la asesinaron.

La asesinaron por ser monja.
Hoy hace 83 años.
Beata Isabel Calduch Rovira, ruega por nosotros.

("Valientes milicianos"!) :facepalm:
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 15 Abr 2020 10:42

'

Carta a un Millenial sobre la Segunda República española, por LFU.

14 de abril de 2020 por Redacción FNFF.

Me dirijo a ti, que has nacido en el siglo XXI y tienes un legítimo interés y una obligación moral en conocer la historia reciente de España al margen de las manipulaciones que la dictadura del “pensamiento único” y de lo políticamente correcto vienen realizando en libros de texto y medios de comunicación escritos y audiovisuales. Lejos de mi intención pretender que tomes estas líneas como la verdad absoluta. Tan sólo pretendo ofrecerte un punto de vista distinto y distante del que estás acostumbrado a recibir cada día, con el objeto de que procedas a contrastarlo para acercarte un poco más a la verdad.

Decía Albert Camus que el mayor enemigo de la libertad es la mentira, tras la cual se anuncia la tiranía, y el tiempo que vivimos, en el que gozamos de amplias libertades formales, está presidido en cambio por una terrible forma de esclavitud marcada por la manipulación, la mentira descarada y lo que es peor, por el intento de algunos de imponer por ley una determinada visión de la historia, a gusto de una mayoría.

Es propio de gobernantes mediocres denigrar a sus predecesores, tanto más cuanto más ilustres y benéficos han sido. Ya en la Roma antigua, era frecuente que los que accedían al poder dictasen una “Damnatio memoriae” ordenando borrar toda huella de sus predecesores. Esta es la razón por la que muchas estatuas clásicas han llegado decapitadas a nuestros días, pues la cabeza era intercambiable en función de quien gobernase en cada momento. Pues bien, algo parecido sucede con lo que algunos historiadores llaman “la era de Franco”, que abarca 40 años de nuestra historia reciente, protagonizada por vuestros abuelos y bisabuelos y sin la cual no se explican muchas de las cosas que nos rodean y que algunos están empeñados en borrar de un plumazo de nuestra conciencia colectiva.

Para ello, trataré de desmontar en breves líneas, algunos de los mitos que se han venido fabricando durante décadas por los medios de comunicación y la historiografía de izquierdas infiltrada en las editoriales de enseñanza.

La II República, una frustración colectiva dinamitada por la izquierda.-

En el primer tercio del siglo XX, España vivía aún bajo la influencia del pesimismo nacido a raíz de la humillante pérdida de nuestras últimas colonias, Cuba y Filipinas en 1898, en las que la clase política española hizo gala de una colosal indignidad abandonando a su suerte a los soldados que allí luchaban por España. Dicho pesimismo, unido al hartazgo del sistema parlamentario arrastrado desde la restauración constituyó, el mejor caldo de cultivo para los movimientos obreros fundamentalmente de carácter anarquista y socialista, que incrementaron exponencialmente la conflictividad en las empresas y en la calle. A esta situación se unió la mala gestión de la guerra de Marruecos y el elevado número de víctimas entre soldados de remplazo, sólo paliada en parte por la creación del Tercio de Extranjeros como primera unidad profesional de primera línea a partir del año 1920. El deterioro de la situación en Marruecos fue minando la credibilidad del sistema y de la Corona, provocando el golpe de estado de Primo de Rivera en el año 1923 que puso fin a la guerra de Marruecos con una operación conjunta hispano-francesa en la Bahía de Alhucemas.

La Dictadura de Primo de Rivera supuso un fuerte impulso para la modernización de España, sobre todo en infraestructuras y en el municipalismo con la aprobación del Estatuto municipal en 1924 que supuso una revolución en cuanto a la autonomía financiera de los municipios. Consiguió la paz social, atrayendo a los socialistas y declaró la guerra al caciquismo, logró pacificar el protectorado marroquí.

Sin embargo, Primo de Rivera fue paulatinamente perdiendo apoyos de propios y extraños, por lo que el rey Alfonso XIII, que había sido su principal valedor, le dejó caer en 1930 tras no apoyar una reforma constitucional impulsada por el General. Este sería el principio del fin de una corona que se había instalado en al descrédito más absoluto, cuya agonía duraría un año más, con una serie de gobiernos incompetentes que abrieron paso a la II República.


Fueron unas elecciones municipales las que trajeron la II República. Aunque el escrutinio arrojó una derrota de los partidos republicanos en el conjunto de la nación, las grandes ciudades votaron mayoritariamente a los partidos republicanos, lo que unido a la adecuada planificación y explotación del éxito por parte de éstos, previamente reunidos en el Pacto de San Sebastián, provocó la caída de la Monarquía y la proclamación de la República.

El 14 de abril fue un día de alegría colectiva. Se recibió a la República como símbolo de modernidad y de esperanza, pero esa alegría duraría un mes escaso, pues ya en el mes de mayo de 1931, la masiva quema de conventos e Iglesias en gran parte de España ante la pasividad de la fuerza pública y de las autoridades, dio al traste con cualquier ilusión colectiva, al constatarse que la izquierda había decidido instaurar un régimen sectario hecho a su medida. Los ataques a la religión –que tuvieron su máxima expresión en la expulsión de la Compañía de Jesús en el año 1932 y la incautación de sus centros de enseñanza- la aprobación de una Constitución laicista de inspiración claramente masónica en la que se declara que España es “una República de trabajadores de toda clase, que se organizan en régimen de Libertad y de Justicia” y la sustitución de la bandera rojigualda por la bandera tricolor -roja, amarilla y morada (reputando morado el pendón de Castilla en un error histórico)- expulsaron de hecho a una buena parte de los españoles del sentimiento republicano.

El golpe de Estado revolucionario de octubre de 1934

La evolución tumultuaria y anticlerical de la república provocó una situación inédita en las elecciones generales de 1933, en las que, en parte gracias al voto de las mujeres -recientemente reconocido pese a la severa oposición de la izquierda- la derecha ganó las elecciones, aunque no se atrevió a formar gobierno, por lo que el Presidente de la República, el centrista Alcalá Zamora, encargó formar gobierno al partido radical de Alejandro Lerroux, con el apoyo parlamentario de la CEDA que había ganado las elecciones. La izquierda había configurado la República de forma sectaria y jacobina, de tal forma que sólo pudiese ser gobernada por las fuerzas de la izquierda, con exclusión de la derecha a la que consideraban antirrepublicana.

Por eso, cuando en octubre de 1934, la CEDA le retira su confianza al gobierno centrista de los radicales de Lerroux y exige participación, incluyendo a tres ministros en el Gabinete, la izquierda, con importantes dirigentes del PSOE y la UGT, como Largo Caballero o Indalecio Prieto y con el apoyo de los anarquistas (Confederación Nacional del Trabajo, la Federación Anarquista Ibérica, y el Partido Comunista de España), decide dar un golpe de Estado. Aunque los principales focos de la rebelión se produjeron en Cataluña (donde Companys, Presidente de la Generalidad proclamó el Estado catalán) y en Asturias, donde tuvieron lugar los sucesos más graves, finalmente, la decidida actuación del gobierno, que no dudó en emplear el ejército y fundamentalmente a la Legión, consiguió sofocar una rebelión que dejó entre 2.000 y 3.000 muertos y que constituyó el germen y antecedente de la futura guerra civil.

Las Elecciones de Febrero de 1936 y el Frente Popular

Sofocada la rebelión y procesados y condenados sus principales cabecillas, la izquierda no dudó en utilizar todo su aparato propagandístico para magnificar la “represión” de las fuerzas militares sobre los elementos revolucionarios, provocando un clima de crispación y violencia en toda España que culminó con la disolución de las cámaras y la convocatoria de unas nuevas elecciones generales en febrero de 1936, en la que la izquierda, coaligada en torno al denominado Frente Popular obtuvo una victoria más que discutible sobre la derecha, dada la falsificación de gran parte de las actas –muy recientemente acreditada por un estudio riguroso y objetivo sobre el escrutinio- y el clima de coacción y violencia que la izquierda impuso en gran parte del territorio nacional. El gobierno del Frente Popular no dudó el pisotear el estado de derecho, al liberar de las cárceles a los condenados por la revolución de octubre, prohibir partidos de la oposición y detener a sus líderes (como sucedió con Falange Española, acto que sería revocado finalmente por el Tribunal de Garantías Constitucionales en plena contienda) y sustituir de forma ilegal al Presidente de la República Alcalá Zamora, por el líder de Izquierda Republicana, Manuel Azaña, que de esta manera accedió a la Presidencia en una maniobra ciertamente ilegal. A partir de ese momento, un clima revolucionario se apoderaría de todo el país, con persecuciones y cierres arbitrarios de diarios y partidos políticos.

Hay que reconocer que el líder socialista Francisco Largo Caballero (que hoy tiene una estatua en Madrid y su nombre adorna las calles en las principales ciudades de España), no escondía que la intención del PSOE era ir a la Guerra Civil e imponer una tiranía de corte soviético como en la URSS:

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”.[1]
“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.[2]
“La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas… estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”.[3]
“Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos”.
“Se dirá: ¡Ah esa es la dictadura del proletariado! Pero ¿es que vivimos en una democracia? Pues ¿qué hay hoy, más que una dictadura de burgueses? Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia’). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacia la revolución social… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Más no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No, simplemente decirle a la clase obrera que debe prepararse… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista”[4].


La subida al poder del Frente Popular supuso la quiebra definitiva del estado de derecho en la República. Se decretó la amnistía de los condenados por el golpe de 1934, en su mayor parte, socialistas y separatistas catalanes, y una ola desbordada de violencia y la intimidación por parte de grupos radicales de izquierda se apoderó de las calles, provocando al poco tiempo la respuesta de grupos de derechas y falangistas creando un clima guerra-civilista de enfrentamientos y asesinatos de corte político todas las semanas. Las autoridades se vieron desbordadas por los grupos anarquistas y comunistas y se produjeron incautaciones de fincas y asaltos y saqueos a Iglesias y monasterios y otras propiedades privadas. La situación de excepcionalidad la dibujaron certeramente José María Gil Robles, líder del CEDA (Confederación Española de derechas Autónomas) y José Calvo Sotelo (Renovación Española) en el Congreso de los Diputados en la sesión plenaria de 16 de junio de 1936, cuya lectura del Diario de Sesiones recomiendo vivamente para pulsar el ambiente que se respiraba en las Cortes[5]:

Intervención de José María Gil Robles (CEDA):

«Habéis ejercido el Poder con arbitrariedad, pero, además, con absoluta, con total ineficacia. Aunque os sea molesto, Sres. Diputados, no tengo más remedio que leer unos datos estadísticos. No voy a entrar en el detalle, no voy a descender a lo meramente episódico. No he recogido la totalidad del panorama de la subversión de España, porque, por completa que sea la información, es muy difícil que pueda recoger hasta los últimos brotes anárquicos que llegan a los más lejanos rincones del territorio nacional.
Desde el 16 de febrero hasta el 15 de junio, inclusive, un resumen numérico arroja los siguientes datos:
Iglesias totalmente destruidas, 160.
Asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251.
Muertos, 269.
Heridos de diferente gravedad, 1.287.
Agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215.
Atracos consumados, 138,
Tentativas de atraco, 23.
Centros particulares y políticos destruidos, 69.
Ídem asaltados, 312.
Huelgas generales, 113.
Huelgas parciales, 228.
Periódicos totalmente destruidos, 10.
Asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33.
Bombas y petardos explotados, 146.
Recogidas sin explotar, 78 (Rumores).


Intervención de José Calvo Sotelo:

«España vive sobrecogida con esa espantosa úlcera que el señor Gil Robles describía en palabras elocuentes, con estadísticas tan compendiosas como expresivas; España, en esa atmósfera letal, revolcándose todos en las angustias de la incertidumbre, se siente caminar a la deriva, bajo las manos, o en las manos —como queráis decirlo— de unos ministros que son reos de su propia culpa, esclavos, más exactamente dicho, de su propia culpa...
"Vosotros, vuestros partidos o vuestras propagandas insensatas, han provocado el 60 por 100 del problema de desorden público, y de ahí que carezcáis de autoridad. Ese problema está ahí en pie, como el 19 de febrero, es decir, agravado a través de los cuatro meses transcurridos, por las múltiples claudicaciones, fracasos y perversión del sentido de autoridad desde entonces producidos en España entera.
"... España no es esto. Ni esto es España. Aquí hay diputados republicanos elegidos con votos marxistas; diputados marxistas partidarios de la dictadura del proletariado, y apóstoles del comunismo libertario; y ahí y allí hay diputados con votos de gentes pertenecientes a la pequeña burguesía y a las profesiones liberales que a estas horas están arrepentidas de haberse equivocado el 16 de febrero al dar sus votos al camino de perdición por donde os lleva a todos el Frente Popular. (Rumores.)
Pero tu ley de la turbamulta es la ley de la minoría disfrazada con el ademán soez, y vociferante y eso es lo que está imperando ahora en España; toda la vida española en estas últimas semanas es un pugilato constante entre la horda y el individuo, entre la cantidad y la calidad, entre la apetencia material y los resortes espirituales, entre la avalancha hostil del número y el impulso selecto de la personificación jerárquica, sea cual fuere la virtud, la herencia, la propiedad, el trabajo, el mando; lo que fuere; la horda contra el individuo.
"Y la horda triunfa porque el Gobierno no puede rebelarse contra ella o no quiere rebelarse contra ella, y la horda no hace nunca la Historia, Sr. Casares Quiroga; la Historia es obra del individuo. La horda destruye o interrumpe la Historia y SS. SS. son víctimas de la horda; por eso SS. SS. no pueden imprimir en España un sello autoritario. (Rumores.)
"Y el más lamentable de los choques (sin aludir ahora al habido entre la turba y el principio espiritual religioso) se ha producido entre la turba y el principio de autoridad, cuya más augusta encarnación es el Ejército. Vaya por delante un concepto en mí arraigado: el de la convicción de que España necesita un Ejército fuerte, por muchos motivos que no voy a desmenuzar... (Un Sr. Diputado: Para destrozar al pueblo, como hacíais.)
"... Sobre el caso me agradaría hacer un levísimo comentario. Cuando se habla por ahí del peligro de militares monarquizantes, yo sonrío un poco, porque no creo —y no me negaréis una cierta autoridad moral para formular este aserto— que exista actualmente en el Ejército español, cualesquiera que sean las ideas políticas individuales, que la Constitución respeta, un solo militar dispuesto a sublevarse en favor de la Monarquía y en contra de la República. Si lo hubiera, sería un loco, lo digo con toda claridad (Rumores), aunque considero que también sería loco el militar que al frente de su destino no estuviera dispuesto a sublevarse en favor de España y en contra de la anarquía..." (Grandes protestas y contraprotestas.)


Tras esta intervención, el Presidente del Consejo de Ministros, Sr. Casares Quiroga advirtió a Calvo Sotelo que le haría responsable de cualquier cosa que pudiera pasar en España, a lo que éste replicó con un bellísimo párrafo que sería el último que pronunciaría en el parlamento antes de ser asesinado:

«Yo tengo, Sr. Casares Quiroga, anchas espaldas. Su señoría es hombre fácil y pronto para el gesto de reto y para las palabras de amenaza. Le he oído tres o cuatro discursos en mi vida, los tres o cuatro desde ese banco azul, y en todos ha habido siempre la nota amenazadora. Bien, señor Casares Quiroga. Me doy por notificado de la amenaza de S. S. Me ha convertido S. S. en sujeto, y por tanto no sólo activo, sino pasivo, de las responsabilidades que puedan nacer de no sé qué hechos. Bien, Sr. Casares Quiroga. Lo repito, mis espaldas son anchas; yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi patria (Exclamaciones.) y para gloria de España, las acepto también. ¡Pues no faltaba más! Yo digo lo que Santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: "Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis." Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio. (Rumores.) Pero a mi vez invito al Sr. Casares Quiroga a que mida sus responsabilidades estrechamente, si no ante Dios, puesto que es laico, ante su conciencia, puesto que es hombre de honor; estrechamente, día a día, hora a hora, por lo que hace, por lo que dice, por lo que calla. Piense que en sus manos están los destinos de España, y yo pido a Dios que no sean trágicos. Mida S. S. sus responsabilidades, repase la historia de los veinticinco últimos años y verá el resplandor doloroso y sangriento que acompaña a dos figuras que han tenido participación primerísima en la tragedia de dos pueblos: Rusia y Hungría, que fueron Kerensky y Karoly. Kerensky fue la inconsciencia; Karoly, la traición a toda una civilización milenaria. Su señoría no será Kerensky, porque no es inconsciente, tiene plena conciencia de lo que dice, de lo que calla y de lo que piensa. Quiera Dios que S. S. no pueda equipararse jamás a Karoly. (Aplausos.)»

Finalizada ésta intervención, la diputada comunista Dolores Ibarruri, más conocida como “Pasionaria”, cuyo nombre aparece hoy en día en muchas calles de España, le gritó: “Este ha sido tu último discurso”.

Asesinato de Calvo Sotelo y alzamiento cívico militar del 18 de julio

Y la amenaza se cumplió, pues en la madrugada del 13 de julio un grupo de oficiales y guardias de asalto –en su mayor parte de la escolta del Ministro socialista Indalecio Prieto- se presentó en su casa en un coche del Gobierno. Antes habían ido a por Gil Robles, pero este se encontraba de viaje, así que decidieron ir a por su segundo objetivo. Calvo Sotelo fue obligado a acompañarles. Antes se despidió de su mujer, sospechando lo que le esperaba. A la mañana siguiente, su cuerpo aparecería en el Cementerio de la Almudena (entonces “Cementerio del Este”) con dos tiros en la nuca que le habían disparado nada más salir de su casa desde el asiento trasero de la furgoneta de la Guardia de Asalto.[6]
Este crimen fue la gota que colmó el vaso y que precipitó la decisión de buena parte del ejército y de la sociedad civil no frentepopulista, de alzarse contra el estado revolucionario en que el Frente Popular había convertido la IIª República Española, un alzamiento que comenzaría en Ceuta y Melilla el 17 de julio y se extendería a toda España el 18 de julio de 1936. El fracaso de dicho alzamiento en las principales ciudades de España, provocaría una sangrienta guerra civil que duró tres años y cuyo análisis merece un capítulo aparte.

En definitiva, el 18 de julio de 1936 no se produjo ningún golpe militar “fascista”. En primer lugar, porque no fue exclusivamente militar sino cívico militar. En segundo lugar, porque el fascismo no tenía fuerza alguna en España y finalmente porque el alzamiento fue apoyado por todas las fuerzas monárquicas, tradicionalistas, la derecha parlamentaria, el centro (Lerroux) y la Falange (todos ellos llamados “fascistas” por la izquierda), que si inicialmente tuvo una influencia del fascismo, pronto la abandonó quedando tan sólo la influencia estética de dicho movimiento europeo.

Esta es la verdad, sin ambages, ni adornos. Muy resumida, pero todo lo que aquí he escrito es verdad. Pero esto no es, querido joven, lo que habrás leído en los textos de historia que has manejado hasta ahora, que están pasados por el tamiz del pensamiento único dictado por la izquierda, que ha reescrito la historia convirtiendo la II República en un paraíso democrático y el alzamiento del 18 de julio en una asonada golpista para acabar con la democracia urdida por Francisco Franco, precisamente, el ultimo general en unirse a la sublevación al comprobar, tras el asesinato vil de Calvo Sotelo por fuerzas gubernamentales, que no era posible la paz. Pero la mentira tiene las patas muy cortas y al final, dentro de no mucho tiempo, la verdad triunfará.

https://fnff.es/actualidad
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Avatar de Usuario
Atila
Forbes 500
Mensajes: 46379
Registrado: 01 Sep 2010 23:16
Ubicación: Cueva Alí Babá, Kandahar, Afganistán.

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Atila » 19 Abr 2020 14:40

'

En las sacas de Paracuellos también asesinaron a 276 menores. Por Juan E. Pflüger.

https://elcorreodeespana.com/historia/2 ... luger.html
... Despierta! ...
... "La Verdad te hará Libre" ...

http://www.bodegalesuseres.es/

Belenguer
Funcionario
Mensajes: 4780
Registrado: 04 Sep 2010 01:41

Re: Sobre Memoria histórica: (I) La ley de SU memoria histórica.

Mensaje por Belenguer » 19 Abr 2020 21:37

Si se en vez de hacer "memoria histórica" partidista, se hiciera historia, lo primero que habría que hacer es realizar la condena de sus propias acciones en los años 30 por parte del PSOE. Ningún partido actual es Franco, pero el PSOE sí es el mismo PSOE de los años 30, el mismo partido que no respetaba la Segunda República y realizaba insurreciones armadas para derrocar al gobierno cuando le tocaba a la derecha gobernar.

Responder