Inicio
rrr SEPARADOR_ESP ELPAIS ELMUNDO PUBLICO rrr LIBERTADDIITAL EFE LA_GACETA LA_RAZON EXPANSION CINCODIAS SEPARADOR_AUT LAVANGUARDIA ELPERIODICO EL_CORREO GARA VOZ_GALICIA HERALDO_DE_ARAGON DIARIO_SUR EL_COMERCIO SEPARADOR_DEP rrr rrr MUNDODEPORTIVO rrr EUROSPORT
SEPARADOR_INT EU LE_FIGARO SPIEGEL BILD THE_INDEPENDENT THE_TIMES THE_GUARDIAN LA_REPUBLICA AME CLARIN LA_NACION EL_UNIVERSAL APORREA GRANMA USA WASHINGTON_POST FINALCIAL_TIMES NY_TIMES OTROS HAARETZ JPOST
RADIO SEPARADOR_ESP RNE SER ONDACERO COPE RADIO_PUNTO ES_RADIO MARCA SEPARADOR_AUT RAC1 CAT_RADIO ONA_FM ONDA_MADRID RADIO_EUSKADI RADIO_CANAL_SUR SEPARADOR_AUT M_80 KIS_FM LOS_40 CADENA_100 RAC_105 RADIO_CLASICA FLAIX_FM EUROPA_FM MAXIMA_FM
TV SEPARADOR_ESP LA1 CUATRO TELECINCO ANTENA3 LA_SEXTA LA_SEXTA2 LA_10 TELEDEPORTE CANAL+ LASIETE 24H A3N INTERECONOMIA GOLT SEPARADOR_AUT TELEMADRID TV3 CANAL9 CANAL_SUR.jpg TPA IB3
TV SEPARADOR_ESP EL_PAIS_SEMANAL LA_VANGUARDIA_MAGAZINE XL_SEMANAL MAGAZINE_EL_MUNDO INTERVIU MUY_INTERESANTE NG ROCK SEPARADOR_INT FOREING_POLICE NEWSWEEK TIME POLITICO GALLUP ECONOMIST
TV GOOGLE YOUTUBE WIKIPEDIA IMAGESHACK TINYPIC
TV SEPARADOR_CINE FILM_AFFINITY IMDB FOTOGRAMAS CINE_MANIA CINE_TUBE SEPARADOR_MUSICA SPOTIFY ROLLING_STONE LIBROS LECTORES_ELECTRONICOS CASA_DEL_LIBRO SCRIBD SEPARADOR_JUEGOS COMUNIO PUNTOS_COMUNIO HATTRICK GOALUNITED EVE

Fecha actual 20 Feb 2018 23:17



Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 12 Dic 2017 04:26 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Ene 2014 11:57
Mensajes: 4114
Con esta infanter√≠a, el imperio espa√Īol alcanz√≥ su c√©nit y domin√≥ con hegemon√≠a en Europa, desde Italia a la regi√≥n flamenca. Se vuelve a reeditar ¬ęDe Pav√≠a a Rocroi¬Ľ, de Julio Albi, el mejor ensayo que se ha escrito sobre este ej√©rcito y que estaba agotado.

sde que se public√≥ por primera vez, en 1999, ¬ęDe Pav√≠a a Rocroi: los tercios de infanter√≠a espa√Īola en los siglos XVI y XVII¬Ľ, se ha convertido en una obra de referencia sobre las unidades militares por excelencia de los reyes espa√Īoles de la casa de Austria. Arturo P√©rez-Reverte, padre del Capit√°n Alatriste, se ha referido al trabajo como ¬ęuna obra maestra, imprescindible en toda buena biblioteca hist√≥rica¬Ľ y ¬ęun relato fascinante del auge y ocaso de la que fue mejor infanter√≠a del mundo¬Ľ. Casi imposible de encontrar fuera de las bibliotecas durante muchos a√Īos,¬†¬ęDe Pav√≠a a Rocroi¬Ľ, que Desperta Ferro Ediciones recupera ahora en una edici√≥n dotada con un aparato gr√°fico y cartogr√°fico, es un ensayo del diplom√°tico Julio Albi de la Cuesta en el que teje un relato pormenorizado sobre los or√≠genes y la evoluci√≥n de los tercios, la √ļltima ¬ęratio regis¬Ľ de los monarcas m√°s poderosos del mundo durante siglo y medio. Asimismo, Albi analiza las motivos que cimentaron su primac√≠a sobre m√ļltiples enemigos desde las costas del Mediterr√°neo hasta las orillas del mar del Norte, pasando por las estribaciones alpinas y otros muchos escenarios b√©licos donde gozaron de una racha de triunfos in√©dita desde la √©poca de las legiones de Roma, en las que precisamente los tercios se ve√≠an reflejadas seg√ļn escrib√≠a Sancho de Londo√Īo, maestre de campo del tercio de Lombard√≠a, en el tratado militar ¬ęDiscurso sobre la forma de reducir la disciplina a mejor y antiguo estado¬Ľ, publicado en Bruselas en 1589.

Encamisadas

La versatilidad fue uno de los factores decisivos en la superioridad de los tercios, que no solo combatieron en batallas y asedios, sino tambi√©n a bordo de buques de guerra en batallas navales, en desembarcos anfibios y en toda clase de acciones de peque√Īa envergadura, como las famosas encamisadas ‚Äďgolpes de mano nocturnos en los que la tropa vest√≠a camisas blancas para reconocerse en la oscuridad‚Äď. Esta capacidad de adaptaci√≥n era fruto de la organizaci√≥n de dichas unidades, que se divid√≠an en compa√Ī√≠as con un elevado grado de autonom√≠a, pero tambi√©n de la excelente combinaci√≥n de distintas armas de que hicieron gala desde sus or√≠genes.

El mariscal brit√°nico Bernard Law Montgomery, vencedor de Rommel en El Alamein, dijo de los tercios que ¬ępor lo menos hasta 1600 la infanter√≠a espa√Īola ‚Äďarcabucer√≠a, mosqueteros y piqueros‚Äď demostr√≥ ser la mejor de Europa; su confianza en s√≠ misma y su pericia en las t√°cticas convencionales de la √©poca eran extraordinarias¬Ľ.

La met√≥dica compenetraci√≥n en el despliegue y el uso t√°ctico de estas tres armas hizo de los tercios una fuerza formidable. La predilecta de los soldados espa√Īoles era el arcabuz, ep√≠tome de la Revoluci√≥n militar de la Europa moderna. Ya en tiempos de los Reyes Cat√≥licos y de Gonzalo Fern√°ndez de C√≥rdoba, el Gran Capit√°n, los infantes espa√Īoles eran expertos en el manejo de dicha arma, ¬ęid√≥nea para hombres de no gran estatura, nervudos y √°giles¬Ľ, a decir de Albi.

La organizaci√≥n vers√°til y la potencia de fuego fraguaron la hegemon√≠a militar espa√Īola aun antes de que el t√©rmino ¬ętercio¬Ľ hiciese aparici√≥n con la Orden de G√©nova de 1536. En las batallas de Bicoca (1522) y Pav√≠a (1525), la infanter√≠a espa√Īola, merced a ambas cualidades, impuso de manera indiscutible su hegemon√≠a. En palabras del propio Julio Albi: ¬ęSi hubiera que mencionar un factor decisivo, habr√≠a que elegir al arcabucero espa√Īol que, movi√©ndose con una autonom√≠a inimaginable en la √©poca, ‚Äúcontra todo orden de guerra y de batalla‚ÄĚ, aprovechando al m√°ximo las posibilidades de su arma, destroz√≥ a las que hasta ese d√≠a se consideraba la mejor caballer√≠a y la mejor infanter√≠a de Europa: la francesa y la suiza, respectivamente¬Ľ.

Otro elemento determinante en la fecunda racha de victorias de los tercios espa√Īoles fue su singular ¬ęesprit de corps¬Ľ. ¬ęFuera de su tierra se defienden unos a otros en amistad estrecha, lo cual es causa de que sus escuadrones sean casi invencibles en las guerras¬Ľ, escribi√≥ sobre los soldados espa√Īoles, a finales del siglo XVI, el diplom√°tico y te√≥rico pol√≠tico saboyano Giovanni Botero. Asimismo, los soldados de los tercios, desde los Grandes de Espa√Īa hasta los Lazarillos de Tormes, imbuidos de un esp√≠ritu hidalgo, ten√≠an su reputaci√≥n en alta estima. Como expone Albi: ¬ęA pesar de su asendereada vida, llena de miserias y de privaciones, los hombres de los tercios ten√≠an una excelente opini√≥n de s√≠ mismos, y de su oficio, al que describ√≠an como ‚Äúel m√°s honroso y sublime de todos‚Ä̬Ľ. Tambi√©n influy√≥ en la ecuaci√≥n la f√©rrea disciplina que los comandantes impusieron entre la soldadesca. En 1567, el duque de Alba conden√≥ a muerte a tres soldados por robar unos carneros. Finalmente, solo uno fue ajusticiado. Para determinar cu√°l de los tres, tuvieron que echarlo a suertes, seg√ļn refiere el soldado y diplom√°tico Bernardino de Mendoza en sus Comentarios de lo sucedido en las guerras de los Pa√≠ses Bajos desde el a√Īo de 1567 hasta el de 1577 (Madrid, 1592). En palabras de Albi, para enrolarse en los tercios ¬ęhab√≠a una condici√≥n esencial, a la que se subordinaban todas: ‚Äúel m√°s alto precepto de la milicia es la obediencia‚ÄĚ [...] Obediencia, en fin, orientada a evitar el exceso de coraje, disciplin√°ndolo y obteniendo de √©l el m√°ximo rendimiento¬Ľ.

Jerarquía informal

Entre los tercios espa√Īoles la disciplina persist√≠a incluso durante los motines, cuando las tropas se negaban a obedecer a sus oficiales como medida de presi√≥n para que se les pagase el dinero que se les deb√≠a. ¬ęUn observador extranjero comentaba al respecto: ‚ÄúPara decir la verdad, si puede haber alg√ļn buen orden en los motines, los espa√Īoles hacen los suyos en buen orden y cuando les manda el electo mantienen una disciplina tan buena y tan estricta como cuando sus oficiales est√°n con ellos‚Ä̬Ľ. En los motines, en efecto, los soldados establec√≠an una jerarqu√≠a informal en la que gobernaban el tercio un ¬ęelecto¬Ľ y varios consejeros. En ocasiones excepcionales, como la del saco de Amberes, en 1576, alg√ļn tercio lleg√≥ a entrar en acci√≥n comandado por su electo.

De todo ello y muchas otras facetas interesantes de los tercios espa√Īoles ‚Äďdesde las evoluciones t√°cticas hasta la vida diaria de los soldados y los pormenores de asedios y batallas decisivas en su trayectoria‚Äď da buena cuenta ¬ęDe Pav√≠a a Rocroi¬Ľ, que analiza, adem√°s, las causas del declive de estas unidades. Al respecto, el autor desarma la tesis, sostenida hasta hace relativamente poco por autores anglosajones, de que fueron las innovaciones t√°cticas holandesas y suecas las que acabaron con la hegemon√≠a del modelo espa√Īol. En opini√≥n de Albi, el intercambio de experiencias y conocimientos entre los contendientes fue constante, y los motivos del declive de los tercios fueron de √≠ndole pol√≠tica y econ√≥mica, relacionados directamente con la ambiciosa pero insostenible estrategia global de los Austrias. Concluye el autor: ¬ęHabr√≠a que hablar entonces, no del agotamiento de un modelo militar, sino del de un Estado, incapaz de seguir manteniendo y financiando durante m√°s tiempo una pol√≠tica que estaba por encima de sus posibilidades¬Ľ.

Texto original. http://www.larazon.es/cultura/tercios-e ... PB17165486

Fuente. La Razón.

Enviado desde mi SM-N950N mediante Tapatalk


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 12 Dic 2017 13:33 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Ene 2014 11:57
Mensajes: 4114
Pasajes de la Historia - El Gran Capit√°n

https://www.youtube.com/watch?v=24A6FNPicis


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 19 Dic 2017 15:38 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Ene 2014 11:57
Mensajes: 4114
¬ŅPor qu√© los letales Tercios espa√Īoles no participaron en la conquista de Am√©rica?

Entre los soldados que acompa√Īaban a¬†Hern√°n Cort√©s¬†en su lucha contra el Imperio azteca y a¬†Francisco Pizarro¬†contra el Inca hab√≠a muchos veteranos de las campa√Īas del¬†Gran Capit√°n¬†en N√°poles y Sicilia, germen de lo que en tiempos de¬†Carlos V¬†se llamar√≠a Tercios. Sentar base como soldado en Italia o cruzar el oc√©ano en direcci√≥n a Am√©rica era el dilema m√°s habitual para los castellanos que buscaban en el siglo XVI escapar del hambre y vivir doradas aventuras. Francisco Pizarro o¬†√Ālvar N√ļ√Īez Cabeza de Vaca¬†son algunos ejemplos de soldados que viajaron a Am√©rica tras forjarse primero en Italia. Otros como¬†Alonso de Ojeda, Ponce de Le√≥n,¬†Pedrarias D√°vila¬†lucharon antes en la guerra de Granada de los Reyes Cat√≥licos.

Pero una cosa era exportar individuos y otra muy distinta una unidad entera. Los Tercios espa√Īoles, una legendaria infanter√≠a que barri√≥ de los campos europeos a los enemigos de¬†la dinast√≠a Habsburgo, no particip√≥ directamente en la gran gesta al otro lado del charco. No en vano, como se√Īala¬†Jos√© Javier Esparza¬†en su nuevo libro ¬ęTercios: Historia ilustrada de la legendaria infanter√≠a espa√Īola¬Ľ (La Esfera de los libros) los v√≠nculos entre ambas aventuras son estrechos: ¬ęLa empresa de Indias¬†sigui√≥ una din√°mica completamente diferente a las aventuras europeas. Aunque es verdad que muchos soldados de los tercios pasaron despu√©s a¬†Am√©rica, que el singular√≠simo estilo de la infanter√≠a espa√Īola ti√Ī√≥ numerosos episodios americanos¬Ľ.

El rastro de la mejor infantería en América

La conquista de Am√©rica se fundament√≥ en iniciativas particulares, donde¬†los Reyes espa√Īoles¬†a trav√©s de capitulaciones con los adelantados se aseguraban parte de las ganancias (el quinto real) y la soberan√≠a sobre las tierras. Los riesgos y los costes corr√≠an a cuenta de cada capit√°n y no de la Corona, que ten√≠an mucho que ganar y poco que perder. De ah√≠ que cada adelantado eligiera la estrategia y las t√°cticas empleadas por sus tropas para abrirse paso por un continente desconocido. Durante toda la exploraci√≥n y conquista de Am√©rica, el primer problema fue la falta de aut√©nticos soldados entre la mezcolanza que formaban las expediciones de conquistadores, as√≠ como la falta de disciplina en sus filas.

Frente a la batalla ¬ęprivada¬Ľ que fue la conquista de Am√©rica, el Imperio espa√Īol domin√≥ los campos de¬†Italia, Flandes, Alemania, Francia y el norte de √Āfrica¬†con la ayuda de una fuerza profesional, los llamados Tercios, financiada directamente por la hacienda real. Dos modelos inversos que compart√≠an, claro est√°, la misma materia prima: los infantes de Castilla.

Tanto los conquistadores espa√Īoles como los soldados de los tercios compart√≠an el mismo esp√≠ritu intr√©pido y el respeto por el honor como medidor de la reputaci√≥n social. Adem√°s, se dieron t√°cticas similares en ambas fuerzas. Recuerda Esparza que en las campa√Īas de¬†Pedro de Alvarado¬†en¬†Guatemala, en la d√©cada de 1520, la caballer√≠a espa√Īola (estos animales causaron una gran impresi√≥n entre los indios) recurrieron al ¬ętornafluye¬Ľ (huir y reagruparse r√°pido) caracter√≠stico de la lucha con los musulmanes en la Pen√≠nsula. Una forma de combatir innovadora en Europa con la que los espa√Īoles hab√≠an suplido en sus primeros combates contra los franceses la mala calidad de su caballer√≠a.

Tambi√©n la infanter√≠a en Am√©rica aplic√≥ algunas de las t√°cticas que usaban sus compatriotas en Europa para luchar contra los ind√≠genas y, en ocasiones, contra otros espa√Īoles, rebeldes a la Corona, como¬†Lope de Aguirre¬†o¬†Diego de Almagro. As√≠, cuando Hernando Pizarro, hermano de Francisco, derrot√≥ a Almagro en la batalla de Salinas (1538), lo hizo en parte por la mayor presencia de arcabuceros en sus filas y el uso de cuadros cerrados. Una unidad, los arcabuceros, en la que¬†los Tercios espa√Īoles¬†ten√≠an su principal ventaja frente a otros ej√©rcitos extranjeros.

La anomalía del Tercio de Arauco

Caso especial es el de Chile, donde s√≠ se intent√≥ crear un ej√©rcito permanente, que al menos en el nombre llevaba la palabra tercio. En el mencionado libro de Jos√© Javier Esparza, ilustrado por¬†Jos√© Ferre Clauzel, se realiza un recorrido a lo largo de la historia de los Tercios y su r√©plica americana.¬†El Tercio de Arauco¬†naci√≥ ante la necesidad de los gobernadores de Chile de enfrentarse ¬ęal pueblo m√°s belicoso de todo el continente, los mapuches¬Ľ. Ni siquiera su experiencia militar en Italia prepar√≥ a¬†Pedro de Valdivia¬†para enfrentarse a este pueblo. El extreme√Īo logr√≥ causar importantes derrotas a los mapuches y controlar las tierras al norte del r√≠o Biob√≠o. Sin embargo, un mapuche que estuvo tres a√Īos con los espa√Īoles llamado¬†Lautaro¬†aprendi√≥ a combatir como los europeos y, de vuelta con los suyos, los adiestr√≥ en el uso de la caballer√≠a.

Alonso de Ribera, veterano de las guerras en Italia y Flandes, qued√≥ espantado ante el contingente a su disposici√≥n, solo 1.200 hombres, ¬ęmilicia ciega sin determinaci√≥n¬Ľ

El propio¬†Pedro de Valdivia¬†acab√≥ brutalmente asesinado por estos mapuches resurgidos, pasando su calavera a ser el mayor trofeo de este pueblo. A finales del siglo XVI, la oleada mapuche era tan fuerte como para plantear a la Corona espa√Īola que se abandonaran las colonias m√°s all√° del¬†r√≠o Biob√≠o. Esta situaci√≥n desesperada en la llamada ¬ęFlandes de las Indias¬Ľ llev√≥ al gobernador de Chile¬†Alonso de Ribera¬†a organizar una fuerza permanente tras la rebeli√≥n mapuche de 1598.¬†Alonso de Ribera, veterano de las guerras en Italia y Flandes, qued√≥ espantado ante el contingente a su disposici√≥n, solo 1.200 hombres, ¬ęmilicia ciega sin determinaci√≥n ni seguro fin, porque no es suficiente para ganar ni conservar¬Ľ, como le coment√≥ en una carta al Rey. Soldados que cargaban de forma desordenada y compa√Ī√≠as que cuando marchaban ¬ęlo hacen como buhoneros, sin orden y dispersos¬Ľ.

Los gobernadores Alonso de Ribera y Alonso Garc√≠a Ram√≥n pusieron en marcha, con autorizaci√≥n de la Corona, el que es probablemente el primer ej√©rcito permanente en Am√©rica. Crearon talleres para fabricar material militar y¬†una red de fortificaciones y cuarteles, adem√°s de establecer un sistema de financiaci√≥n y abastecimiento permanente colonizando tierras que se dedicar√≠an exclusivamente a este fin. El resultado fue una fuerza militar profesional que permitieron que¬†la colonizaci√≥n espa√Īola cruzara el Biob√≠o¬†definitivamente. As√≠ y todo, las rebeliones mapuches se reprodujeron de forma intermitente incluso despu√©s del periodo colonial.

http://www.abc.es/historia/abci-letales ... ticia.html



Enviado desde mi SM-N950N mediante Tapatalk


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Dic 2017 04:22 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Ene 2014 11:57
Mensajes: 4114
http://www.mundohistoria.org/blog/artic ... os-flandes

Enviado desde mi SM-N950N mediante Tapatalk


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 27 Dic 2017 01:57 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Ene 2014 11:57
Mensajes: 4114
Los gitanos espa√Īoles en los tercios de Flandes.

Se les han considerado pacíficos, continuamente resignados y sumisos a unas leyes que buscaban su anulación como etnia y cultura.

Poco se ha hablado de la¬†faceta militar de los gitanos. Por lo com√ļn, se les han considerado pac√≠ficos, continuamente resignados y sumisos a unas leyes que buscaban su anulaci√≥n como etnia y cultura. Sin embargo, no podemos tomar estas actitudes como algo generalizado en el colectivo gitano de la¬†Edad Moderna, dado que, salvo escasas excepciones, el papel de los gitanos como militares voluntariamente alistados al servicio del rey de Espa√Īa y su organizaci√≥n interna, no ha sido investigado con toda la profundidad que merece.

Centr√°ndonos en el siglo XV, durante la etapa de penetraci√≥n, exploraci√≥n y peregrinaje en la pen√≠nsula Ib√©rica, la forma de vida n√≥mada de las primigenias comitivas de¬†egipcianos y grecianos¬†requer√≠a de unas estrategias defensivas y de una estricta organizaci√≥n interior. Al frente de estos grupos se hallaba un capit√°n, autodenominado conde o duque, encargado de administrar justicia y establecer, tanto los destinos como las maniobras de la compa√Ī√≠a que comandaba. Para ello, se dotaba al grupo de una estructura cuasi militar por medio de esp√≠as, centinelas, grupos exploratorios, etc., convirtiendo en peque√Īos ej√©rcitos los grupos compuestos de al menos medio centenar de personas.

Esta disciplina y organizaci√≥n, junto a la forma de vida austera y a la resistencia que ofrec√≠an a las inclemencias del tiempo, favoreci√≥ una larga lista de habilidades que resultaron imprescindibles en los campos de batalla de la √©poca, muy valoradas por algunos responsables de los alistamientos de¬†soldados con destino a Flandes, entre los que sobresale Gaspar de Bracamonte, futuro virrey de N√°poles, quien destac√≥ c√≥mo eran¬†‚Äútodos de natural duro, acostumbrados a sufrir los tiempos, √°giles para manejar los caballos, y m√°s ejercitados que otros en el uso de los arcabuces‚ÄĚ.

Todas estas cualidades facultaron a los gitanos para combatir como jinetes y a pie, tanto cuerpo a cuerpo como a distancia. Sin embargo, tras haber sido explotadas por los ej√©rcitos espa√Īoles hasta el primer tercio del siglo XVII, su presencia acab√≥ vedada por la misma desacreditaci√≥n que provocaron las leyes promulgadas contra este colectivo.

LOS GITANOS EN LA REBELI√ďN DE LOS MORISCOS DE GRANADA

Aunque no podemos asegurar su participación en la conquista del reino nazarí de Granada, tal como especulan algunos autores. Sí en cambio, podemos afirmar su intervención en la sublevación de los moriscos. Conflicto en el que se hallaron, por ejemplo, Carlos de Bustamante y Francisco del Campo, obteniendo más mal que gloria, puesto que a uno le quedó como secuela el quedar uno manco de una pierna, y el otro, de un brazo, tal como expresaron en 1573 con ocasión del pleito que hubieron de entablar para recuperar sus vecindades en las villas navarras de Falces y Larraga, perdidas por haberse ausentado para sofocar la sublevación morisca.

A estos dos gitanos navarros hay que a√Īadir un gitano cazorle√Īo, abuelo de Sebasti√°n Maldonado, del que hablaremos m√°s adelante. Su papel en la guerra de Granada fue relevante, pues capitane√≥ una compa√Ī√≠a, cuya bandera la guardaba aun su nieto en 1639, la que present√≥ infructuosamente como un m√©rito para obtener una patente para¬†‚Äújuntar una compa√Ī√≠a de doscientos hombres de su naci√≥n‚Ä̬†y combatir en los Tercios de Flandes.

No es de extra√Īar el inter√©s por conservar durante m√°s de 60 a√Īos una bandera que supon√≠a un testimonio de servicio al rey: una pr√°ctica habitual entre los gitanos, consistente en guardar celosamente todo aquello que fuera prueba de su integraci√≥n y vida arreglada, especialmente los documentos referidos a avecindamientos y partidas de bautismo, testimonios siempre dispuestos a ser presentados a requerimiento de unas justicias que ve√≠an a los gitanos como unos presuntos delincuentes que contraven√≠an constantemente las leyes promulgadas contra ellos.

LOS GITANOS FLAMENCOS

Finalizada la¬†rebeli√≥n de los moriscos, los nuevos escenarios de batalla para estos soldados de fortuna se trasladaron a Europa. As√≠, en 1590, los gitanos navarros tratados anteriormente no tardaron en a√Īorar los campos de batalla, y propusieron al se√Īor de Luxa la formaci√≥n de una compa√Ī√≠a para atacar a los calvinistas franceses. En esta ocasi√≥n,¬†Francisco del Campo, originario de La Mancha, ech√≥ mano de su curriculum militar y manifest√≥ haber formado parte del alistamiento ordenado por el virrey navarro en Puente la Reina. Por su parte, Baltasar Montoya, junto con¬†Diego Bustamante, su padre y tres hermanos, adem√°s de dos cu√Īados y cuatro sobrinos, afirm√≥ haber servido durante m√°s de veinticinco a√Īos en Flandes en la compa√Ī√≠a de¬†Alonso de Tauste, perteneciente al tercio de don¬†Agust√≠n Mej√≠a.

Muchos fueron los acontecimientos que probablemente les tocaron vivir a estos gitanos en su aventura flamenca. Entre ellos, la¬†batalla de Doullens, el¬†sitio de Cambray¬†y la defensa de varias plazas tomadas en la frontera francesa; pero sobre todo, la rapidez demostrada en 1593 con ocasi√≥n de la expedici√≥n de los 3.000 hombres de Mej√≠a, empleando tan s√≥lo 60 d√≠as desde Lombard√≠a y Saboya hasta Namur. Las heridas y la muerte de cinco de ellos fue el precio que hubieron de pagar en tama√Īas haza√Īas.

Los servicios prestados por los gitanos en Flandes fueron recompensados por la corona por medio de la concesión de vecindades y la exención de las prohibiciones recogidas en las leyes promulgadas contra los gitanos. Así lo hizo Felipe III a primero de abril de 1620, al confirmar una real provisión fechada en Valladolid el 6 de enero de 1602, y conceder a Antonio de Moya, hermano de Baltasar de Bustamante y a sus demás hermanos, Baltasar de Rocamora, Juan de Montoya, Andrés de Flores y Marcos de Flores, un poder para avecindarse en la población que desearan y tratar libremente en ferias y mercados, cosa que hicieron en 1627 al tomar Alcalá la Real como lugar de residencia.

Pocos a√Īos m√°s tarde, el 30 de diciembre de 1609, hallamos en Espa√Īa a¬†Rodrigo Belardo¬†y otros gitanos como Santiago, Pedro, Francisco, Juan, Alonso y Salvador Maldonado, tras la desmovilizaci√≥n de los tercios de Flandes. Imposibilitados de andar libremente por los diferentes reinos espa√Īoles pidieron amparo al rey, quien les extendi√≥ otra c√©dula real a su favor, donde les agradec√≠a los servicios ‚Äúhechos en los estados de Flandes con el archiduque Alberto, mi hermano, y en otras partes‚ÄĚ, y les otorgaba¬†‚Äúguarda y amparo, y defendimiento real‚Ä̬†para que ‚Äúlos dejen estar y est√©n libremente sin pena alguna‚Ä̬†sin impedirles ‚Äúvecindad en cualquiera ciudad, villa o lugar de todos mis reinos y se√Īor√≠os‚ÄĚ, con lo que les exim√≠a del contenido de las leyes antigitanas en vigor.

La vida de Rodrigo y sus compa√Īeros no fue nada f√°cil, a√ļn m√°s tras haber quedado¬†‚Äúcojo de la pierna derecha, y una herida en la frente entre las dos cejas‚ÄĚ. Cicatrices gloriosas que no le libraron de su prisi√≥n en 1616, cuando yendo en una cuadrilla compuesta por una treintena de individuos, fue detenido en Mula junto a tres de sus hijos, inmersos en la b√ļsqueda del tambi√©n gitano¬†Juan Mart√≠nez, para lo que portaban una requisitoria en la que se dec√≠a que Juan hab√≠a matado al hermano de Rodrigo en Medina del Campo.

El¬†regreso de los soldados licenciados de los Tercios¬†a Espa√Īa no fue nada f√°cil. Buena prueba de ello fueron las frecuentes las peticiones dirigidas al¬†Consejo de Castilla¬†para obtener una ocupaci√≥n, situaci√≥n que l√≥gicamente se agravaba en el caso de los soldados veteranos gitanos, siempre sometidos a un vecindario y a unas prohibiciones que se extend√≠an a su forma de vestir, hablar, vivir y trabajar.

Esta inseguridad, junto al continuo control a que estuvieron sometidos, impulsar√≠a su enrolamiento en el Ej√©rcito por muchos peligros que les acecharan. La¬†represi√≥n¬†que a partir de 1637 se ejerc√≠a sobre los gitanos, se plasm√≥ dos a√Īos despu√©s en una redada que llev√≥ a centenares de varones gitanos a las galeras espa√Īolas. No es de extra√Īar pues, que¬†Sebasti√°n de Sotopretendiera retornar como capit√°n de una compa√Ī√≠a de doscientos hombres¬†‚Äúde su naci√≥n‚Ä̬†y prestar su experiencia como soldado:

‚Äúque yo he sido soldado en los estados de Flandes y he servido en ellos a su majestad, y en la Armada Real mucho tiempo. Y al presente me hallo ocioso y pretendo volver al Real Servicio. Y as√≠ ante V.S. ofrezco mi personal y propongo levantar en esta ciudad¬†(Sevilla)¬†y algunos lugares de la Andaluc√≠a, doscientos hombres de mi naci√≥n, sirvi√©ndose su majestad darme patente de capit√°n de ellos‚ÄĚ.

Adem√°s de la pretensi√≥n de ser capit√°n de una compa√Ī√≠a, solicitaba igualmente se le concediera a¬†‚ÄúAlvaro de Soto el venablo de Alf√©rez, y a Sim√≥n de Soto la alabarda de sargento‚ÄĚ. Adem√°s pon√≠a las siguientes condiciones:

‚Äúy asimismo sea de servir Su Majestad de dar Real C√©dula para las justicias de las villas y lugares por donde pasase y levantase la dicha gente, me den el favor y ayuda que hubiere menester. Y Su Majestad ha de dar su palabra Real de no servirse de nosotros para otro efecto que para el ejercicio militar de la guerra. Y con estas calidades levantaremos la dicha compa√Ī√≠a en dentro de un mes y medio, y ser√° consecuencia para que otros hagan lo mismo‚ÄĚ..‚Äč

Promesa esta √ļltima que no hace m√°s que confirmar la¬†disposici√≥n de buena parte de la comunidad gitana¬†a formar parte de los Tercios de Flandes, a servicio de un rey, que parad√≥jicamente les asfixiaba de forma implacable.

La veteran√≠a era un valor seguro en unos tercios descritos por¬†Mar√≠a de Zayas¬†como un¬†‚Äúrefugio de delincuentes y seguro de desdichados‚ÄĚ. Sin embargo, la cada vez mayor desacreditaci√≥n que reca√≠a sobre el colectivo gitano hizo que en 1635 la presencia gitana en los Tercios de Flandes fuera inexistente tras la modificaci√≥n del sistema de reclutamiento, pues se volvieron a implantar los llamamientos en forma de obligaci√≥n militar de los municipios. Causa por la que seguramenteSebasti√°n de Soto y Sebasti√°n Maldonado¬†no consiguieron la autorizaci√≥n para levantar las compa√Ī√≠as pretendidas, aun cuando poner picas en Flandes era una empresa dif√≠cil y laboriosa, e incluso arriesgada. As√≠ lo expon√≠a¬†Jer√≥nimo P√©rez del Pulgar¬†a mediados de mayo de 1639, al relatar c√≥mo su hermano ‚Äútuvo que salir¬†‚Äúcon media docena de pedradas, casi de milagro‚Ä̬†en M√°laga, por haberse amotinado las v√≠ctimas de las levas forzosas, causa que espantaba¬†‚Äúa los que se hallan libres y las justicias no hallan de quien echar mano para sus levas forzosas‚ÄĚ.

Los problemas de recluta fueron creciendo en el tiempo, pues apenas un mes m√°s tarde, el conde de Santa Coloma advert√≠a alarmado de la¬†‚Äúnecesidad de gente veterana y dinero con toda prontitud, que si bien lo van haciendo bien las provincias, todo es poco para resistir la fuerza del enemigo, que es muy superior‚ÄĚ.

Tan dramática situación y los informes favorables de Gaspar de Bracamonte y el conde de Salvatierra, no bastaron a la hora de admitir la pretensión de los gitanos. Salvatierra, aun compartiendo los mismos prejuicios que impedían la presencia gitana en los tercios, no halló inconveniente y razonó su opinión en los siguientes términos:

‚Äúla gente que ofrece y para c√≥mo est√°n los tiempos no ser√° mala, pues queda a disposici√≥n de su majestad, que aunque con nombre de gitanos hay muchos que no lo son, y que se recogen entre ellos por vivir con libertad, y que todos son mozos de campo y se ejercitan en las armas; y se consigue con llevarles dos cosas muy importantes. La una es echar ladrones de la tierra; y la otra, el servicio de su majestad‚ÄĚ.

Gaspar de Bracamonte ser√≠a m√°s tajante y preciso en su informe a¬†Fernando Ru√≠z de Contreras, si bien admit√≠a¬†‚Äúque puede tener inconvenientes, adem√°s de la indecencia‚ÄĚ, el recibir¬†‚Äúgente tan desacreditada como √©sta‚ÄĚ, algo que ante¬†‚Äúlas ocurrencias de aprieto grande suelen dispensar mayores impedimentos que √©ste‚ÄĚ, aun cuando exist√≠an precedentes de haberse hecho‚Äúcapitanes, bandoleros de muchos a√Īos‚ÄĚ, por lo que discurr√≠a¬†‚Äúque de esta gente se podr√≠an formar dos o tres compa√Ī√≠as de dragones que sirviesen en este manejo muy √ļtilmente, por ser todos de natural duro, acostumbrados a sufrir los tiempos, √°giles para manejar los caballos, y m√°s ejercitados que otros en el uso de los arcabuces‚ÄĚ.

Al igual que el conde de Salvatierra, Bracamonte se√Īal√≥ el fracaso de las leyes promulgadas contra los gitanos y el da√Īo que hab√≠a producido:

‚Äútambi√©n que por este camino podr√≠a libertarse el reino de este g√©nero de gente, con mejor efecto del que han obrado tantas leyes y pragm√°ticas hechas con este intento, que s√≥lo han servido de hacerlos m√°s perversos, con la desconfianza, oblig√°ndolos con la persecuci√≥n que padecen en los pueblos a que se retiren a los montes con mayor perjuicio de la rep√ļblica‚ÄĚ.

Esta argumentaci√≥n describe la complicada situaci√≥n en que se hallaban los gitanos espa√Īoles En esas fechas, arrinconados e indefensos, estaban expuestos al¬†cada vez m√°s estrecho cerco que les pon√≠a cada nueva ley, siempre m√°s restrictiva que la anterior, as√≠ como al celo represor de las justicias locales, siempre √°vidas de obtener substanciosos ingresos a trav√©s de los procesamientos incoados contra los gitanos, pues adem√°s de efectuar el pago de las costas, perd√≠an cuantos bienes llevaran en el momento de la aprehensi√≥n.

La¬†redada de gitanos varones¬†iniciada en mayo de ese mismo a√Īo, confirm√≥ la precariedad que estos antiguos soldados de los Tercios pretend√≠an eludir. Desde 1639, aun incluso desde algunos a√Īos antes, las galeras de la escuadra del Mediterr√°neo se llenaron de forzados gitanos. El resultado de esta represi√≥n no pod√≠a m√°s que traducirse en odio y desconfianza. Expresiones de un conflicto √©tnico que hab√≠a hecho estallar a¬†Gaspar de Malla Bustamante¬†en 1590, cuando vi√©ndose acosado por los vecinos de diferentes pueblos navarros, huy√≥ con su cuadrilla gritando:¬†‚Äúmala pestilencia mate al Rey que as√≠ nos persigue‚ÄĚ.

La clandestinidad a la que quedaron condenados muchos gitanos fomentó la formación de cuadrillas, en las que antiguos combatientes en Flandes pudieron aportar sus conocimientos militares, a cuyos cabecillas se les tituló habitualmente como capitanes, tal como hacía Pedro de Villalobos en el caso de Santiago Maldonado:

‚Äúcuando caminaba, iba delante de todos en forma de capit√°n, haci√©ndoles gu√≠a. Y para representarlo mejor, tra√≠a banda de tal capit√°n, y clar√≠n o trompeta, en la dicha compa√Ī√≠a con que caminaba en son de guerra; y con que los llamaba cuando estaban esparcidos. Daba pasaportes o salvoconductos a los que ten√≠a por amigos, para que los dem√°s Gitanos no le hiciesen agravio‚ÄĚ.

Las acciones militares de Santiago Maldonado fueron tan notables que logró apoderarse y saquear varios pueblos, derrotando incluso a una tropa de soldados que habían acudido en socorro de los vecinos de Ciudad Rodrigo.

Por √ļltimo, y s√≥lo como especulaci√≥n, es interesante conectar la presencia gitana en Flandes con dos asuntos controvertidos. Uno es el origen de la misma¬†palabra¬†flamenco¬†para designar el cante y el baile mayoritariamente practicado por el colectivo gitano. La otra cuesti√≥n es sugerir una explicaci√≥n a la existencia de una importante poblaci√≥n de gitanos y gitanas rubios con ojos azules. Est√° demostrada la existencia de mujeres acompa√Īando a los soldados, y que, seg√ļn el especialista en el Antiguo R√©gimen¬†Antonio Dom√≠nguez Ortiz, parece se produjo un alto porcentaje de matrimonios mixtos entre espa√Īoles y flamencas.

https://www.nuevatribuna.es/articulo/hi ... 30393.html
Fuente. http://anatomiadelahistoria.com

Enviado desde mi SM-N950N mediante Tapatalk


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 14 Ene 2018 18:16 
Desconectado
Autónomo

Registrado: 05 Jul 2012 15:17
Mensajes: 11199
Ubicaci√≥n: Espa√Īa
Temible? :malol

_________________

Una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que se destruye ella misma desde dentro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 15 Ene 2018 16:14 
Desconectado
Cobra convenio
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Oct 2015 10:45
Mensajes: 3601
Un se√Īor con una pica dispuesto a clavartela en el est√≥mago no da nada de miedo, que va.
Que oye, fue la mejor infantería de su tiempo, pero porque no estaba allí ethniko para darles unos mecos, que si no, ni rendición de Breda ni na.

_________________

Muerte a los mortales.


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 19 Ene 2018 20:19 
Desconectado
Autónomo

Registrado: 05 Jul 2012 15:17
Mensajes: 11199
Ubicaci√≥n: Espa√Īa
Regshoe escribió:
Un se√Īor con una pica dispuesto a clavartela en el est√≥mago no da nada de miedo, que va.
Que oye, fue la mejor infantería de su tiempo, pero porque no estaba allí ethniko para darles unos mecos, que si no, ni rendición de Breda ni na.


Uys si que miedo... :D :D :D

_________________

Una gran civilización no es conquistada desde fuera hasta que se destruye ella misma desde dentro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 30 Ene 2018 00:52 
Desconectado
Cobra convenio
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2014 12:07
Mensajes: 2222
ETHNIKO escribió:
Temible? :malol

Que va, para nada :jojojo


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Feb 2018 13:26 
Desconectado
Tiene paguita
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Sep 2010 20:53
Mensajes: 630
¬ŅMencionan algo del saqueo del Vaticano?

Es que al igual que los motines del pan, desconocidos casi por la mayor√≠a de la poblaci√≥n en las localidades que ocurrieron, como Valladolid (dos ocasiones, la primera con montones de ejecutados/s), en Espa√Īa hay temas que constantemente son obviados, como si no hubiesen existido jam√°s.

Con estos politicuchos que tenemos siglo tras siglo y la Corte intelectual de Borbonia, que no da mucho de si a izquierda y derecha, en vez de decicarles calles a personajes irrelevantes, deberían existir algunas con los nombres de los ejecutados en el primer motín, por ejemplo. Es historia de la ciudad, que esconden.

Lo primero que hace el PSOE al llegar a los ayuntamientos es colocarle alguna calle a los militantes del pasado, algunos importantes, como ciertos cargos de la Guerra Civil asesinados por los golpistas, pero el resto....

Otro tema que jam√°s se tocar√° es de los militares espa√Īoles asesinados en el acto por negarse a secundar el golpe planificado y criminal. ¬ŅExiste alg√ļn libro con el listado m√°s o menos completo, y sus biograf√≠as? Ser√≠a un tochaco de cuidado, pero se puede resumir.

En fin, Borbonia, de a√Īo en a√Īo, cada vez m√°s decadente en todos los terrenos. En los ochenta/noventa, al menos exist√≠a una cierta intelectualidad independiente, aparte de la Corte de los de siempre, como el libro censurado de Gregorio Mor√°n sobre Jes√ļs Aguirre, Cebri√°n y todos esos ganapanes, que fueron cientos, y algunos lo siguen siendo. Es solo la punta del iceberg del panorama, lo que refleja el susodicho, ahora estamos peor todav√≠a.

_________________

Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime. (B Brecht).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Feb 2018 13:52 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Nov 2013 11:26
Mensajes: 5626
karel escribió:
¬ŅMencionan algo del saqueo del Vaticano?

Es que al igual que los motines del pan, desconocidos casi por la mayor√≠a de la poblaci√≥n en las localidades que ocurrieron, como Valladolid (dos ocasiones, la primera con montones de ejecutados/s), en Espa√Īa hay temas que constantemente son obviados, como si no hubiesen existido jam√°s.

Con estos politicuchos que tenemos siglo tras siglo y la Corte intelectual de Borbonia, que no da mucho de si a izquierda y derecha, en vez de decicarles calles a personajes irrelevantes, deberían existir algunas con los nombres de los ejecutados en el primer motín, por ejemplo. Es historia de la ciudad, que esconden.

Lo primero que hace el PSOE al llegar a los ayuntamientos es colocarle alguna calle a los militantes del pasado, algunos importantes, como ciertos cargos de la Guerra Civil asesinados por los golpistas, pero el resto....

Otro tema que jam√°s se tocar√° es de los militares espa√Īoles asesinados en el acto por negarse a secundar el golpe planificado y criminal. ¬ŅExiste alg√ļn libro con el listado m√°s o menos completo, y sus biograf√≠as? Ser√≠a un tochaco de cuidado, pero se puede resumir.

En fin, Borbonia, de a√Īo en a√Īo, cada vez m√°s decadente en todos los terrenos. En los ochenta/noventa, al menos exist√≠a una cierta intelectualidad independiente, aparte de la Corte de los de siempre, como el libro censurado de Gregorio Mor√°n sobre Jes√ļs Aguirre, Cebri√°n y todos esos ganapanes, que fueron cientos, y algunos lo siguen siendo. Es solo la punta del iceberg del panorama, lo que refleja el susodicho, ahora estamos peor todav√≠a.

¬ŅLibro censurado?, ¬Ņpodr√≠as dar detalles de qu√© organismo censur√≥ un libro?
Ya sabemos que mentir es gratis, pero por respeto al resto de los foristas podrías abstenerte de hacerlo...

_________________

Jordi "el catal√°n":
-Los jueces no deben actuar de forma libre e independiente
-Los políticos están para legislar, no para cumplir las leyes

Así lo dijo, lo juro :)


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Feb 2018 14:06 
Desconectado
Tiene paguita
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Sep 2010 20:53
Mensajes: 630
No sé que es eso de respeto a foristas. Yo doy una opinión basada en mi experiencia, porque sé desde crío lo que hacen, pero es que he dado datos publicados por medios, por tanto...... se lo preguntas a ellos. :P

En Espa√Īa se censura, y hay miles de formas de hacerlo.

¬ŅRecuerdas que el PP antes de llegar al poder manifest√≥ que expulsar√≠a a Ana Pastor?

En las televisiones más mediocres de Europa, no vetan oficialmente, pero no llaman a casi nadie, que sea intelectual, que refleje anatíticamente lo más posible. La gran mayoría son papanatas, aduladores, subvencionados, etc.

El libo se titula "La Corte y los Mandarines", lo censur√≥ la Raz√≥n, La Vanguardia, Planeta y otros. ¬ŅD√≥nde he dicho yo que fuese un organismo? Esos lo hacen subrepticiamente, y en silencio, xD.

https://www.elespanol.com/cultura/20170 ... 787_0.html

https://dedona.wordpress.com/2014/10/29 ... es-rambla/

¬°Vaya, el espa√Īol, Vox Populi, y montones m√°s, le toman el pelo a los foristas! xD.

Hombre, que cualquiera que piense un poquito sabe los tejemanejes de los medios, de los políticos, las editoriales, consorcios, etc, xD. Aunque no esté enterado al detalle.

Por cierto, en PP de mi Comunidad proh√≠be sentarse en un hospital si no pides cita, en estaciones de renfe, que son p√ļblicas, no se pueden pegar carteles en sitios abandonados, y la lista de represiones y vulneraciones de derechos es muy larga. Esa no es preocupante, pero la violencia que ejercen, f√≠sica, s√≠, adem√°s es el pa√≠s con m√°s presos de Europa, que no estar√≠an en otros, uno que encierra a emigrantes en c√°rceles, sin que hayan hecho nada, y la lista de desprop√≥sitos es de a√ļpa. Les pegan toques organismos de derechos humanos, pero en Borbonia, como si nada.

_________________

Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime. (B Brecht).


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Feb 2018 14:42 
Desconectado
Funcionario
Avatar de Usuario

Registrado: 02 Nov 2013 11:26
Mensajes: 5626
Regshoe escribió:
Un se√Īor con una pica dispuesto a clavartela en el est√≥mago no da nada de miedo, que va.
Que oye, fue la mejor infantería de su tiempo, pero porque no estaba allí ethniko para darles unos mecos, que si no, ni rendición de Breda ni na.

Solo es un troll, si nadie le hiciese caso se cansaría y se iría a otro foro a dar por el culo, solo busca provocar

_________________

Jordi "el catal√°n":
-Los jueces no deben actuar de forma libre e independiente
-Los políticos están para legislar, no para cumplir las leyes

Así lo dijo, lo juro :)


Arriba
 Perfil Email  
 
 Asunto: Re: Tercios: el temible ej√©rcito que dominaba en Flandes
Nota Publicado: 20 Feb 2018 20:31 
Desconectado
Tiene paguita
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Sep 2010 20:53
Mensajes: 630
Gitanos con ojos azules y pelo rubio los hay en todas partes del mundo. Me ha llamado la atención el comentario del supuesto articulista, porque vamos, es de traca.

En cuanto a relacionar la palabra flamenco con Flandes y aunque como tantos otros t√©rmino se desconoce el origen es de lo m√°s disparatado. El arte flamenco, a pesar de ser universal, digamos que est√° muy limitadito a Andaluc√≠a, por tanto, y aunque los Tercios eran mayoritariamente extranjeros, como el rey de la √©poca, y el destino en el que acababa toda la pasta que derrochaban en guerras absurdas, especulaci√≥n, y de todo, mientras el pueblo pasaba hambre, y se enriquec√≠an los venecianos, los chinos y los banqueros alemanes, si hubiese tenido algo en com√ļn con los Pa√≠ses Bajos, la palabra y el arte ser√≠an algo com√ļn a todas las zonas espa√Īolas.

Lo más racional es pensar que lo flamenco, es musulmán hasta las trancas. Nombre y arte, que además, lo segundo se parece como un guante. Lo anómalo sería que el flamenco hubiese calado en Galicia.

Por cierto, la m√ļsica est√° repleta de plagios, millones, hay estilos, en los que un famoso riff de los sesenta aparece casi en el noventa por ciento de las canciones. Beyonc√©, es una plagiadora nata, no de ritmos, pero si de danzas, las copietea todas, y por tanto no se puede afirmar que el himno espa√Īol sea tambi√©n musulm√°n a pesar de esto:

https://www.youtube.com/watch?v=qA6jOzzMgFA

Pero que no es prusiano, est√° m√°s que demostrado. Espinosa de los Monteros ¬Ņlo pudo plagiar? No se puede afirmar, pero la historia de las composiciones militares est√° plagadita de ello. En el mundo anglosaj√≥n todas estas curiosidades son publicadas cada dos por tres, incluyendo las an√©cdotas sobre villancicos, tranformaciones, plagios, imitaciones, deformaciones, y de todo, con normalidad, aqu√≠ no lo hacen, porque creen que no interesa, xD. Igual que cuando dicen que la telebasura tipo S√°lvame tiene √©xito debido a que tiene un p√ļblico. Falsedad d√≥nde las haya. A la gente mayor, que es la mayor consumidora, supongo, le pones una novela a esa hora tipo la turca Fatmagul y arrasa con las audiencias.

_________________

Al río que todo lo arranca lo llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime. (B Brecht).


Arriba
 Perfil Email  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 14 mensajes ] 

Fecha actual 20 Feb 2018 23:17


¬ŅQui√©n est√° conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Template made by DEVPPL/ThatBigForum
Mencion especial al improbo trabajo de Exprofeso y FLO
 

Soloespolitica.com © 2010, 2011
contacto@soloespolitica.com