La maldición de encarnar al bello Tadzio

Cine, Música, Libros, Videojuegos y artes
Responder
Avatar de Usuario
Doc_McCoy
Funcionario
Mensajes: 5758
Registrado: 03 Nov 2013 01:49
Ubicación: in your fucking head

La maldición de encarnar al bello Tadzio

Mensaje por Doc_McCoy » 02 Feb 2021 11:57

La maldición de encarnar al bello Tadzio

Medio siglo después del estreno de ‘Muerte en Venecia’, un documental en Sundance describe la desgraciada historia de Björn Andrésen, el chico objeto del deseo en el drama de Visconti. El festival fundado por Robert Redford se celebra estos días en línea


IRENE CRESPO
Madrid - 01 FEB 2021 - 10:01 CET

Hungría, Polonia, Finlandia… Luchino Visconti llevaba mucho tiempo buscando a su Tadzio, a esa representación de la belleza absoluta, ese joven que era frío como una estatua, pero cuyos ojos del color del agua, como escribió Thomas Mann, eran el camino a la ruina intelectual del protagonista de Muerte en Venecia. Obsesionado con el relato de Mann y obsesionado por la muerte intelectual y por la belleza perfecta, Visconti recorrió media Europa buscando a su Tadzio, después de que los padres de Miguel Bosé, su ahijado, se negaran a que lo interpretara él. Lo encontró en Estocolmo, en 1970. Era el quinto o sexto chico que entraba en la sala. Era más mayor de lo requerido, tenía 15 años, y más alto. Pero era perfecto. “No tuve dudas de que era él”, confesaba el director italiano un año después en el estreno en el festival de Cannes. Tan perfecto era que no tardó ni un minuto en pedirle que se desnudara ante la cámara. Con esas imágenes, las de las pruebas reales, sacadas del documental que el propio Visconti rodó orgulloso sobre la hazaña de encontrar a Tadzio (Alla ricerza di Tadzio, 1970), arranca el documental The Most Beautiful Boy in the World, estrenado este fin de semana en el festival de Sundance, que se está celebrando en línea desde el pasado jueves y hasta el miércoles 3 de febrero. Visconti no es el protagonista, sino ese chico, Björn Andrésen, que 50 años después de Muerte en Venecia, convertido en un hombre enjuto de larga melena y blanca barba, aún no es capaz de mirar directamente a una cámara.

Cinco años tardaron los directores Kristina Lindström y Kristian Petri en ganarse la confianza de Björn Andrésen, cinco años acompañándole con su cámara, hablando con él. “Un viaje increíble en el que Björn nos iba abriendo cada vez una nueva puerta a su vida, nos iba invitando a saber algo más de él”, explica Petri.

De las escenas en 16 mm del casting, ese Björn joven, el documental salta a su apartamento actual en Estocolmo, sucio, viejo, pequeño. Rozando el síndrome de Diógenes, Andrésen está a punto de ser desahuciado de su casa. Su novia le salva del enésimo drama de su vida. Los directores se acercaron a Andrésen interesados por Muerte en Venecia, por cómo aquel rodaje y toda la promoción posterior destruyeron su vida. Las supuestamente halagadoras palabras de Visconti llamándole en Cannes “el chico más guapo del mundo” le persiguieron las siguientes décadas, robándole la felicidad.

Petri encontró las imágenes de la rueda de prensa de aquel Cannes el año pasado y todo cobró sentido. Visconti hablando de Björn como si él no estuviera delante, aunque el joven tampoco entendía lo que el director les decía a los periodistas en francés sobre lo guapo que era. “El circo empezó allí”, dice el Andrésen actual revisitando aquellas imágenes. “Tenía miedo, parecían murciélagos a mi alrededor”. Después de la premiere, le llevaron a un club gay de fiesta. “Solo recuerdo las paredes de terciopelo rojas, la pintura negra brillante, las voraces lenguas…”. Aquella noche bebió y bebió para dejar de sentirse un trozo de carne y no recuerda cómo regresó al hotel.

“Al principio, era reticente. No quería que hiciéramos la película porque su historia no es una historia feliz”, explica Lindström. “Pero entendió nuestra visión cuando se dio cuenta de que no iba a ser un documental convencional, de que teníamos una idea muy cinematográfica de cómo realizarlo”, añade Petri. “Y, además, creo que vio una oportunidad de contar por su fin historia, la de Tadzio le había perseguido toda su vida y ahora él podía contar la suya. Queríamos hacer la película con él, no sobre él”.

Entre imágenes de archivo personales y públicas, desde el rodaje de Muerte en Venecia y la vergonzante rueda de prensa en Cannes a su viaje a Japón —donde le explotaron durante semanas, drogándole para que aguantara la grabación de un disco, fotos, programas de televisión, etcétera.—, el documental se va revelando casi como un thriller; no es solo un alegato contra la cosificación y deshumanización de un joven o las oscuras consecuencias de la fama repentina, es una búsqueda de la verdad y la identidad de este hombre encerrado en sí mismo durante años. Esa mirada frágil que enamoró a Visconti era la de un chico roto por la desaparición y muerte de su madre, por una abuela obsesionada con que fuera actor famoso negándole su verdadero placer: la música.

A lo largo del filme, Andrésen va regresando a todos esos lugares que marcaron para mal su vida: Japón, París (donde le trataron como “un objeto sexual” durante un año, esperando a que Malcolm Leigh hiciera una película que nunca ocurrió) o Venecia, donde se reencuentra con Tadzio cara a cara, en esa playa del Lido, para decirle adiós. Hoy, Björn Andrésen, a los 66 años, ha hecho las paces con la interpretación y trabaja regularmente en cine y televisión: con el thriller Midsommar, de Ari Aster (2019), incluso recuperó esa atención que nunca buscó.

Imagen

https://elpais.com/cultura/2021-01-31/l ... ml?rel=lom
"Señores, no estén tan contentos con la derrota de Hitler. Porque aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al bastardo, la puta que lo parió está de nuevo en celo"
Bertolt Brecht

Avatar de Usuario
Nexus6
Miembro del Politburó
Mensajes: 26299
Registrado: 31 Ago 2010 22:37
Ubicación: Escuela de Mecánica de la Armada

Re: La maldición de encarnar al bello Tadzio

Mensaje por Nexus6 » 02 Feb 2021 14:26

Qué gran libro y qué gran película. Hoy día boicotearian el estreno.

Responder