Página 1 de 1

El ratio de lo que nosotros les pagamos, en relación a lo que ustedes nos pueden pagar a nosotros P2

Publicado: 24 Jul 2019 09:50
por labora-t
Durante siglos, reducir el ratio de lo que los poderosos les tenemos que pagar a los operarios que nos sirven, en relación a lo que ustedes pueden pagarnos a nosotros por los artículos que producimos, ha sido la principal obsesión de la derecha internacional.
Así, surgió el movimiento antinatalista. Cuando utilizamos nuestra maquinaria publicitaria para sustituir el modelo de familia tradicional por uno en el que, al no haber descendientes, ambos cónyuges pueden servirnos en todo momento, sentamos las bases para hacernos con dos operarios por el precio de 0,8, consiguiendo que dichos operarios pudiesen pagarnos a nosotros más del doble por los dispositivos que generamos, en relación a lo que nosotros les tenemos que pagar a ustedes. Por desgracia, no todas las fases del proceso productivo se pueden automatizar de forma rentable.
Pero no pasó mucho tiempo antes de que dicha rebaja fuese insuficiente.
A finales del siglo XX todo el mundo empezó a oír hablar del movimiento swinger.
Cuando estalló la Gran Recesión del 1/1/2020, pusimos toda nuestra maquinaria publicitaria al servicio de una tendencia que, gracias a los esfuerzos realizados para la implementación del movimiento swinger, nos sirvió para que cientos de millones de parejas de todo el mundo viesen con buenos ojos compartir vivienda con otras parejas (tantas como cuantas estancias había en sus viviendas; cuartos de baño incluidos), volviendo a rebajar el ratio de lo que los poderosos tenemos que pagarles a ustedes, en comparación con lo que ustedes nos pueden pagar a nosotros, hasta el punto de que conseguimos hacernos con hasta 10 operarios por el precio de 0,7.
Créanme, no habrá pasado mucho tiempo (las recesiones se sucederán en su época a un tiempo récord), antes de que en los ambientes más postureros empiecen a oír hablar del movimiento kaníbal.
Dicho movimiento, debido a una rebaja muy significativa del coste alimentario, nos permitió volver a reducir drásticamente nuestro ratio de lo que les tenemos que pagar a los operarios en relación a lo que ustedes pueden pagarnos, hasta el punto de que nos permite a día de hoy disfrutar de hasta 50 trabajadores por el precio de 0,6.
Les escribo todo esto completamente oculto y en total silencio.
En el futuro, es bastante peligroso moverse por zonas habitadas por humanos si estás bien alimentado a base de hortalizas.
¡Oh, mierda, me han detectado!
¡Maldita sea, deben de haberme olido!
Debo escapar cuanto antes.
Oh, no, ¡me han acorralado!
-Señores, por favor, podemos llegar a un acuerdo. Les puedo ofrecer altruistamente unos bistecs del muslo. Por favor, ¡dejen de morderme! ¡Por lo que más quieran! ¡¡No muerdan mis partes vitales!!
-¿Por qué no te callas? No todo el mundo tiene por qué tener los mismos gustos. Yo, personalmente, prefiero las vísceras. ¿Tienes un vino manchego joven, para acompañar?
¡Malditas bestias! Están demasiado hambrientos como para entrar en razón.
-¡¡Nooooooooooo!!
Debo admitirlo. He resultado depredado.

Re: El ratio de lo que nosotros les pagamos, en relación a lo que ustedes nos pueden pagar a nosotros, Parte 2

Publicado: 05 Sep 2019 14:36
por labora-t
El ratio de lo que nosotros les pagamos, en relación a lo que ustedes nos pueden pagar a nosotros, Parte 2 (Part 2)
Otra de ratios
Ratios 2
El ratio de ratios y el gran ratio de todos los ratios

El ratio económico más importante, aunque no existe, porque es imposible de determinar, es el de la cantidad de recursos que genera el planeta (lo cuál depende de su salud biológica, geológica y climática), más lo que nosotros somos capaces de producir y reciclar sin causar daños en lo que son capaces de producir los ecosistemas, más lo que generan las actividades que sí causan daños, menos los daños causados por el tercer factor en el resto, incluyéndose a sí mismo, dividido entre la cantidad de humanos y de animales y plantas u otras especies, dependientes de nuestra actividad, que hay en La Tierra. Esta relación de magnitudes, nos daría idea de cuál es el tamaño del pastel que se reparte en la economía mundial. El resto de los cientos de relaciones que manejan los economistas, nos sirven para hacernos una idea de cómo se reparte ese pastel, pero no de cuál es tu tamaño.
Desde hace varias décadas, este factor está dejando números rojos en todas las economías del mundo. Esto hace que ultra conservadores como Jair Bolsonaro, estén exultantes de felicidad últimamente, porque, debido a ésto, ha mejorado de forma espectacular la proporción que les interesa a ellos: la de lo que cobran las putas en relación a lo cachondas que están.

En mis peores pesadillas, tras una riada terrible en Brasil, causada por lluvias torrenciales dadas por un desajuste climático, provocado por la total destrucción de la Amazonía, convertida ahora en una red de casinos unidos por autopistas de peaje, me puedo imaginar a Jair Bolsonaro en el tejado de una vivienda cubierta de agua en todo su volumen, salvo la parte superior.
Algo como lo que se puede apreciar en la imagen, pero con Jair Bolsonaro encima.
Imagen

De pronto, ve aproximarse a un drone gigante acompañado de un loro amazónico que, casualmente, es el loro tanto del chiste del avión, como de el del restaurante de Chiquito de la Calzada. El drone es un prototipo futurista, con una inteligencia artificial diez veces más elevada que la de una persona normal y veinte veces más alta que la de Bolsonaro. Un ser racional robótico made in Corea del Norte.
No hay medios de rescate; han sido retirados por recortes provocados por la ruina causada por las continuas riadas, cosa que Bolsonaro no sabe. El drone es la única esperanza para Jair Bolsonaro de salir de ahí con vida.
En mi fantasiosa ilusión, ahora ya sueño festivo, el loro y el drone se detienen delante del actual presidente de Brasil.
El político se hace a la idea de que han venido a rescatarle.

Jair Bolsonaro (riéndose a carcajada limpia): -¡Qué ironías del destino! Finalmente, han venido a rescatarme un loro amazónico y un Drone norcoreano con una especie de paracaídas alienígena encima. Estarán de broma si piensan que me voy a subir a esa cosa demoníaca. ¡Que manden a un helicóptero como es debido o no me muevo de aquí!
Loro: -Díselo tú.
Drone: -No sé; a ver si la voy a cagar. Tengo miedo de acabar como el ordenador de la nave de "2001: Una odisea del espacio".
Loro: -¡Que se lo digas, imbécil!
Drone: -Solo hemos venido a grabar. Vamos a grabarte diciendo gilipolleces mientras la palmas; le vamos a vender el vídeo a los informativos y, con el dinero que saquemos, nos vamos a comprar un Mustang descapotable y nos vamos a ir a Seattle de jarana.